Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El paro docente porteño tuvo adhesión dispar y no se rediscutirá el aumento

logotipo de LA NACION LA NACION 25/08/2017

Los docentes enrolados en los gremios UTE y Ademys protagonizaron el paro número 13 del año, en rechazo a la paritaria docente del gobierno porteño, que fijó un 21,5% de aumento. Pero la adhesión a la protesta fue limitada y la ministra de Educación, Soledad Acuña, insistió en que no se revisará el acuerdo salarial.

El Gobierno estimó un acatamiento de apenas 25%. Los gremios no se pusieron de acuerdo. Para Ademys fue del 60% y para UTE llegó al 80%.

Con una marcha que partió al mediodía desde el Ministerio de Educación hasta el Congreso, unos tres mil maestros buscaron hacer visibilizar el conflicto en la calle. Frente al Parlamento, con cánticos al compás de los bombos, los maestros reclamaron un "plan de lucha nacional".

El rosario de pedidos incluyó otros dos puntos, además del aumento de salario. Por un lado, los maestros anticiparon su rechazo al plan Secundaria al Futuro, un programa que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta planea implementar a partir de 2018. En 18 escuelas se disolvería el quinto año y se reemplazaría por pasantías ad honorem en empresas. El tercer punto que alimenta el conflicto fue la exclusión de convenio, vía resolución, de los maestros de idioma de nivel primario que implementó el gobierno de la ciudad. La medida afecta a unos 1600 maestros que perderían beneficios laborales como pago de vacaciones y goce de licencias.

Ademys y UTE son los únicos dos gremios que no firmaron la paritaria docente con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por considerarla "insuficiente".

Otros 15 sindicatos acordaron una recomposición salarial del 21,5% en tres tramos hasta noviembre. Por eso, el gobierno de la ciudad se niega a discutir otra vez la paritaria con los gremios díscolos, al señalar que "ya fue cerrada".

La ministra Acuña salió al cruce de los gremios y minimizó la medida de fuerza. La jefa de la cartera de Educación reconoció, en diálogo con Radio Mitre, que UTE es el sindicato con "mayor cantidad de afiliados", pero negó que sea "representativo" de los maestros, mientras que calificó a Ademys como "un gremio de izquierda absolutamente minoritario que nunca acepta ningún acuerdo". "No sabemos bien cuáles fueron los motivos, algunos docentes reclamaban la aparición con vida de Santiago Maldonado", deslizaron cerca de Acuña. "La paritaria ya está cerrada y liquidamos los aumentos. No hay nada para discutir con dos gremios de 15", agregó a LA NACION un estrecho colaborador de la ministra.

El gobierno de la ciudad remarcó que, al igual que en las medidas de fuerza anteriores, se les descontará el día a quienes no trabajaron.

Eduardo López, líder de UTE, aseguró que la jornada de protesta fue "positiva" y que "la adhesión de un 80% de los maestros, pese a los descuentos, ratificó el rechazo a un aumento impresentable". "Pedimos un 30% de aumento, porque fue lo que Rodríguez Larreta subió el ABL", sintetizó López. Jorge Adaro, jefe de Ademys, denunció que el gobierno "lanzó una ofensiva contra la escuela pública y el estatuto docente" con el proyecto "escuela futuro". Y añadió que insistirán en que se garantice un salario inicial no inferior a $ 16.000.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon