Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El quiebre: los hinchas del Ciclón ya no quieren a Aguirre como DT

logotipo de LA NACION LA NACION 28/08/2017

Para San Lorenzo significaba mucho más que un clásico. Después de una semana agitada, para el entrenador Diego Aguirre había demasiado en juego. Tal vez con necesidades propias que superaban a la urgencia de resultados que atraviesa el Ciclón. Con un crédito abierto con cuentagotas y que se extiende partido a partido. No era el solo hecho de tener enfrente el encuentro más atractivo de la primera jornada de la Superliga. De antemano se sabía que el Nuevo Gasómetro iba a oficiar como un termómetro en la relación del uruguayo con los simpatizantes. Y los reclamos que hasta ayer se vertían en comentarios, quejas en redes sociales o gritos aislados, contra Racing tomaron forma masiva. Hubo un quiebre que sólo el tiempo será el encargado de marcar si resulta decisivo.

La preocupación de Diego Aguirre © Santiago HaffordSantiago Hafford La preocupación de Diego Aguirre

La dura derrota en la Copa Argentina con Deportivo Morón por 1-0 redujo la confianza del plantel y propició que el último jueves Matías Lammens y Marcelo Tinelli se reunieran con Aguirre por un lado y con los futbolistas por el otro. Ayer, el primer estallido bajó de las tribunas cuando el DT dispuso el ingreso de Nicolás Reniero por el capitán Nicolás Blandi, a falta de diez minutos para el cierre del encuentro. El fastidio no fue por la entrada del atacante de 22 años, de promisorio comienzo en San Lorenzo, sino por la salida del 9. "¡Andate Aguirre la p.!", se escuchó.

"Fue una semana muy difícil y es lógico que haya gente caliente. Es parte de lo que sienten los hinchas cuando los resultados no se dan. Pero son los mismos que después te aplauden cuando ganás. Lo tomamos con calma. Nosotros tampoco estamos conformes, venimos de una derrota importante y es normal que haya gente triste o caliente por eso. Veremos si podemos transformar esos insultos en aplausos", dijo el técnico charrúa.

No son pocos los simpatizantes de San Lorenzo que le reclaman a Aguirre un cambio en sus esquemas habituales. Las elecciones 4-1-4-1 o 4-2-3-1 muchas veces exponen a Blandi con su solitario recorrido en la delantera. De hecho, en la serie de conferencias de prensa del último jueves para ratificar al DT en su puesto, el capitán reclamó mayor compañía. "Nos falta llegada al gol, es cierto. Tenemos muy buenos jugadores ofensivos pero no accedemos al área con mucha gente. Adentro suyo, cada uno debe tener ambición para llegar al gol", pidió. Ayer, en parte, su demanda se cumplió. Ezequiel Cerutti, el autor de la igualdad, no marcaba en el torneo doméstico desde marzo frente a Quilmes. A los 6 minutos del segundo tiempo capturó un rebote en la puerta del área, tras un córner, y con un bombazo anotó el 1-1. Pero en la mayor parte del encuentro ante Racing el Ciclón tuvo el balón y no supo cómo usarlo. A San Lorenzo le cuesta encontrar profundidad y la elaboración de jugadas de gol sigue siendo una cuenta pendiente en lo que va del segundo semestre: en cuatro partidos oficiales apenas anotó dos goles (Reniero y Cerutti).

Cuando faltaba un puñado de minutos para el final, el mismo grito con Aguirre como destinatario bajó de las tribunas del Nuevo Gasómetro en medio del barullo que se exhibía dentro del terreno de juego. Franco Mussis, de buena tarea frente a la Academia, fue otro de los que salió a apoyar al entrenador. "Aguirre es un tipazo, la verdad es que es muy buena gente. Entendemos que en el primer tiempo jugamos mejor y en nuestro momento más alto del partido nos golpearon porque nos metieron el gol. Pero tenemos que salir de esto. Esperamos que vengan los buenos resultados", destacó.

El próximo compromiso de San Lorenzo como local será frente a Lanús (el miércoles 13 de septiembre), por la Copa Libertadores. "Ahí sí que no se puede fallar. Es nuestro gran objetivo y tenemos que asumir esa gran responsabilidad", aseguró Aguirre. El uruguayo buscará extender el crédito.ß

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon