Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El subcomandante Marcos se reinventa

logotipo de LA NACION LA NACION 27/05/2014 Luis Pablo Beauregard - La Nacion

CIUDAD DE MÉXICO.- El subcomandante Marcos murió. El anuncio lo hizo él mismo, la persona que creó al personaje que irrumpió desde la selva chiapaneca en enero de 1994 durante el levantamiento en armas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en contra de la injusticia y del Estado mexicano.

Rafael Guillén Vicente, el subcomandante Marcos, reapareció tras cinco años de ausencia. El sábado pasado estuvo presente en un homenaje a José Luis Solís López, conocido como "Galeano", un maestro zapatista asesinado a principios de mes. Guillén, de 57 años, ofreció una conferencia de prensa en la que anunció que su personaje dejó de existir. Marcos se convirtió en el subcomandante "Insurgente Galeano".

En diciembre de 2007, Marcos había anunciado su retiro de la escena pública "por un buen tiempo". La ausencia de la figura más mediática del movimiento dio fuerza a los rumores de la delicada salud del subcomandante. Él ahora lo desmintió.

"Ni estoy ni he estado enfermo. Ni estoy ni he estado muerto", dejó claro el guerrillero. "Si alentamos esos rumores fue porque así convenía", admitió Marcos, que apareció con un parche de pirata sobre el ojo derecho.

El mensaje leído ante medios alternativos es una larga reflexión sobre los 20 años de zapatismo y el papel que él jugó a través del tiempo.

El retorno del encapuchado no es gratuito. Alza la voz un par de semanas después de que la violencia sacudiera la vida de los zapatistas. Estuvo acompañado de la plana mayor del EZLN, en una ceremonia en homenaje a "Galeano".

El 2 de mayo pasado, José Luis Solís murió en una pelea entre militantes del EZLN y un grupo de la Cioac-H, un organismo obrero y campesino que tiene viejas rencillas con los zapatistas.

Ambos grupos escenificaron varios enfrentamientos desde hace más de diez años por el control de las rutas de transporte que conectan diferentes poblados de la zona indígena de Chiapas, en el sudeste de México.

Solís había adoptado su apodo del escritor uruguayo Eduardo Galeano y era un histórico zapatista que tomó dos municipios en el levantamiento armado de 1994. Desde hace varios años se dedicaba a dar clases en La Escuelita, el proyecto de adoctrinamiento del EZLN para los chicos de las zonas insurgentes.

Marcos lució un crespón en honor de Solís. "Al asesinarlo a él o a cualquiera de los zapatistas, los de arriba querían asesinar al EZLN", dijo.

"Pensamos que es necesario que uno de nosotros muera para que «Galeano» viva? Así que decidimos que Marcos deje de existir hoy", anunció. El último guerrillero mexicano del siglo XX murió a las 2.08. Esa misma madrugada nació el subcomandante "Insurgente Galeano", todo un dotado en el arte de la retórica.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon