Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Elecciones 2017: el Gobierno defendió el escrutinio en la provincia y estimó que hoy se conocerá el 95% de los votos

logotipo de LA NACION LA NACION 14/08/2017

Mientras el búnker de Cristina Kirchner aguardaba la salida de la candidata a senadora por el partido Unidad Ciudadana y denunciaba un "secuestro de votos" en la provincia por parte del Gobierno, el secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez , defendió el proceso de escrutinio de votos.

"Siendo la brecha tan corta indudablemente es una elección muy cerrada que terminará definiéndose en escrutinio definitivo", dijo el funcionario al canal TN, en relación a la ajustada pelea entre las listas de Cambiemos y Unidad Ciudadana en la provincia de Buenos Aires, con una diferencia menor a 0,5 puntos.

"Ésta noche vamos a tener la definición del escrutinio provisorio", agregó, mientras explicó que "siempre todos los escrutinios provisorios terminan en un 95%. Recién en 48 horas, la Justicia comenzará el escrutinio definitivo. En respuesta a las denuncias del kirchnerismo sobre una presunta demora del escrutinio adrede, Pérez respondió: "Ellos pudieron controlar la carga".

Pérez expuso algunas razones por las cuales siendo casi las cuatro de la madrugada aún hay votos sin contar: que hay urnas provinientes de algunas localidades que aún no llegaron y que existen telegramas con errores fueron algunos de los motivos, según comentó.

"Nosotros a ésta altura tenemos escrutado más del 93%, el mismo número que había escrutado en este horario en el año 2015. De modo tal que no hay demoras respecto de otras elecciones. Siempre hay un nivel de carga en un horario hasta que comienzan sobre el final, que son los telegramas que tuvieron alguna dificultad, siempre es así, comienza a decaer la carga porque son precisamente aquellos telegramas o lugares donde hay algún nivel de dificultad, pero insisto con ésto: en este horario estamos con el mismo nivel de carga que había en el año 2015", dijo.

En detalle, Peréz adujo que aún faltan 1100 telegramas "pendientes de transmitirse". Y, además, 810 actas llamadas circunstanciales "que son aquellos telegramas que ya sabemos que no van a llegar por alguna circunstancia", y mencionó como ejemplo "porque las autoridades de mesa colocaron telegramas dentro de la urna por error o, en el caso de los telegramas de incidencia definitiva, porque implican «doble carga»". "Eso es solo definido en el escrutinio definitivo", concluyó.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon