Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En campaña, Donald Trump dijo que la guerra en Afganistán era "un desastre absoluto": ahora envía más tropas

logotipo de LA NACION LA NACION 22/08/2017
Trump dijo que la guerra en Afganistán era un desastre y ahora envía más tropas © LA NACION Trump dijo que la guerra en Afganistán era un desastre y ahora envía más tropas

WASHINGTON.- "Mi instinto original era retirarnos, e históricamente me gusta seguir mis instintos, pero toda mi vida escuché que las decisiones son muy diferentes cuando te sientas tras el escritorio de la Oficina Oval".

Con esa frase, el presidente de Estados Unidos , Donald Trump , confirmó que iba a dar un golpe de timón. Lo hizo anoche al anunciar desde la base militar de Fort Myer, en Arlington, una nueva estrategia para Afganistán que implica el envío de más soldados.

Qué decía Trump antes de llegar a la Casa Blanca

Trump dijo que la guerra en Afganistán era un desastre y ahora envía más tropas © LA NACION Trump dijo que la guerra en Afganistán era un desastre y ahora envía más tropas

Durante la campaña presidencial que lo enfrentó primero a los republicanos y luego a la demócrata Hillary Clinton , el magnate anunció en más de una oportunidad que la participación militar de Estados Unidos en Afganistán era "un desastre absoluto" y remarcó que el conflicto había consumido dinero del presupuesto nacional que podría haber sido invertido domésticamente.

Estados Unidos comenzó la guerra en Afganistán hace 16 años, tras los ataques terroristas del 11 de septiembre en Nueva York y durante la presidente de George W. Bush. Barack Obama continuó con la lucha. Trump siempre culpó al ex mandatario demócrata por la violencia e incluso por el surgimiento de Estado Islámico, para él fruto de esa invasión.

En el pasado, el republicano pronunció frases como "es hora de salir de Afganistán"; "estamos construyendo caminos y escuelas para gente que nos odia. No está en nuestros intereses"; o "¿por qué seguimos entrenando a estos afganos que disparan a nuestros soldados en la espalda? Afganistán es una completa basura. ¡Es hora de volver a casa!". Todas apuntaban a lo mismo: a la retirada, porque la guerra era una causa sin solución. Sin embargo, su discurso cambió en enero de este año, cuando llegó a Washington.

Su postura como presidente

Trump aseguró ayer compartir con el pueblo estadounidense la frustración de asistir a "una guerra que no se gana" y a pesar de ello confirmó que mandaría más soldados. Evitó hablar del número que se sumará a los 8400 efectivos ya apostados en Afganistán pero las versiones de prensa apuntaban a que serían unos 4000.

¿Cómo justificó su cambio de opinión? "Las consecuencias de una salida rápida son tan predecibles como inaceptables. Crearía un vacío que llenarían inmediatamente los terroristas, como el Ejército Islámico y los talibanes", dijo Trump.

Dentro de la nueva estrategia, más allá de la falta de datos concretos, se prevé que Paquistán asuma mayor responsabilidad en la lucha antiterrorista, según remarcó el mandatario. Mientras que en el pasado Paquistán fue "considerado socio", Estados Unidos "no puede ya mantener silencio" ante el refugio dado a terroristas en el país.

"Paquistán tiene mucho por ganar como socio. Y tiene mucho que perder si continúa albergando a criminales y terroristas", aseguró el mandatario.

"Hemos pagado miles de millones de dólares a Paquistán mientras, al mismo tiempo, albergaba a los mismos terroristas que combatíamos", afirmó y aseguró que "esto va a tener que cambiar y va a tener que ser inmediatamente".

"Estos asesinos deben saber que no hay escondite para ellos", advirtió Trump. El anuncio sobre la estrategia de Estados Unidos en Afganistán era esperado desde el viernes pasado, cuando Trump se reunió con su equipo de seguridad nacional.

En abril de este año, el gobierno de Estados Unidos lanzó una bomba GBU-43, conocida como la "madre de todas las bombas", contra una serie de cuevas en el este de Afganistán usadas por militantes del Estado Islámico .

Con esa decisión, Trump comenzó entonces a desandar el camino que había trazado durante su campaña electoral, en el que había asegurado que iba a dejar de gastar dinero en la defensa de la seguridad de países extranjeros.

Agencias Reuters, DPA y ANSA

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon