Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En el inicio del año aumentó la cantidad de cheques rechazados

logotipo de Infobae Infobae 11/04/2014 Infobae
banco central 1170 © banco central 1170 banco central 1170

La actividad económica cayó y sus síntomas empezaron a emerger en el sistema financiero. El sector privado empeoró en el cumplimiento de sus obligaciones bancarias. El Banco Central registró en enero y febrero un aumento del 37% de los rechazos de cheques en relación al mismo período del año anterior, que se ubica arriba del 28% que avanzaron en el mismo tiempo los compensados. En total, se trata de sumas impagas por casi 6.000 millones de pesos. Los incumplimientos alcanzaron entre el 2,64% y el 2,78% del total de este tipo de documentos financieros. El porcentaje todavía no es alarmante: se ubica apenas por encima del 2,4% y 2,5% registrado en 2013. A su vez, los cargos por incobrabilidad que se abonaron en diciembre y enero en toda la banca treparon de un promedio mensual de entre 600 millones y 900 millones de pesos en 2013, a los $1.367 millones en enero de 2014, informó Ámbito Financiero. De esta manera, el rechazo en los cheques que emiten las compañías para pagar a sus proveedores asciende un nuevo escalón, lo cual podría adelantar un semestre más complicado en la cadena de pagos. La alta inflación impacta principalmente en capacidad de las familias para pagar sus deudas; en segundo lugar, le siguen las empresas.Fuentes del Banco Central indicaron a Infobae que "en los rechazos, sólo "40 ó 50 por ciento corresponden a falta de fondos y es la diferencia entre cheques compensados y causados", cuya estadística se publica en un boletín semestral en el sitio de la entidad monetaria.Por ello, desde el Central aclararon que en el total de $6.000 millones en cheques rechazados en el primer bimestre se incluyen las emisiones mal confeccionadas, con errores de endoso o aquellas con datos ilegibles, que no están vinculadas a una eventual falta de solvencia.

La morosidad suele caer cuando comienzan a cerrarse los aumentos por paritarias. En el segundo semestre, la falta de fondos migra hacia el sector corporativo, el cual deberá afrontar el pago de los nuevos sueldos.

Las entidades financieras creen que es la inflación la que afectó la morosidad durante los últimos años. Sin embargo, la tendencia podría empeorar si aumenta el desempleo. Como puede intuirse, es sabido que la estabilidad laboral es clave a la hora de afrontar compromisos financieros.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon