Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En medio de crisis, presidente brasileño sigue desafiante

logotipo de Associated PressAssociated Press 26/06/2017 Por PETER PRENGAMAN y MAURICIO SAVARESE, Associated Press

RIO DE JANEIRO (AP) — Atribulado por posibles cargos de corrupción en su contra y una popularidad en picada, el presidente Michel Temer dijo el lunes que su gobierno no podía ser destituido y que Brasil no tenía "Plan B".

Son los primeros comentarios que hace Temer desde que visitó Rusia y Noruega la semana pasada, visitas que estuvieron llenas de metidas de pata y malas noticias.

"Nada nos destruirá. Ni a mí ni a mis ministros", dijo Temer al promulgar una propuesta en la capital, Brasilia.

El presidente también dijo que el Congreso debe de seguir adelante con sus propuestas para reformar leyes laborales y el sistema de pensiones, medidas nada populares que tienen como fin reactivar la economía más grande de Latinoamérica.

"No hay Plan B. Tenemos que seguir adelante", dijo.

Pese a su optimismo, el mandato de Temer enfrenta problemas en varios frentes. El fiscal general Rodrigo Janot debe de decidir para el miércoles si lo acusa de corrupción, obstrucción de justicia y de ser parte de una organización criminal.

Si se presentan tales cargos, la cámara baja del Congreso decidirá si suspende a Temer para que sea enjuiciado.

Entre tanto, los viajes de Temer a Rusia y Noruega terminaron resaltando los problemas del presidente y la deteriorada reputación de Brasil en el extranjero debido a un flujo constante de escándalos de corrupción en los últimos tres años.

Pocas personas llegaron a la recepción de la embajada de Brasil en Moscú, ningún alto funcionario noruego recibió a Temer en el aeropuerto de Oslo y la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, criticó a Temer en público sobre la colosal investigación conocida como "Autolavado" que ha sacudido la política brasileña y podría terminar con Temer en la cárcel.

"Estamos muy preocupados por la pesquisa ‘Autolavado’", dijo Solberg, agregando que era importante que Brasil "limpiara" la corrupción.

Encima de eso, Noruega anunció que recortaría en 50% los fondos que otorga a un fondo para el bosque tropical de la Amazonía brasileña debido al aumento de la deforestación. El aumento de la deforestación comenzó antes de que Temer asumiera la presidencia el año pasado, pero algunos ambientalistas argumentan que sus políticas están agravando la situación.

"Fue un viaje para distraer a la gente de los problemas en la política", dijo Mauricio Santoro, profesor de ciencias políticas de la Universidad Estatal de Río de Janeiro. "Terminó siendo un desastre".

Temer, quien asumió la presidencia el mayo del año pasado, después de que la expresidente Dilma Rousseff fue destituida, ahora tiene la infame distinción de tener el índice de aprobación más bajo para un presidente desde 1989.

El instituto de encuestas Datafolha dijo durante el fin de semana que solo el 7% de los encuestados aprobaron la gestión de Temer, la aprobación más baja desde que el país cayó en una crisis de hiper-inflación durante el gobierno del presidente Jose Sarney.

___

Siga a Mauricio Savarese: https://www.twitter.com/MSavarese

Siga a Peter Prengaman: http://www.twitter.com/peterprengaman

image beaconimage beaconimage beacon