Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Estados Unidos tuvo su Amado Boudou

logotipo de Infobae Infobae 09/06/2014 Infobae
Spiro Agnew 1170 © Spiro Agnew 1170 Spiro Agnew 1170

La historia de la democracia moderna tiene pocos antecedentes de un vicepresidente en ejercicio investigado por la Justicia de su país. El más relevante es quizás el caso de Spiro Agnew, el vicepresidente norteamericano que debió renunciar a su cargo en 1973. Como Amado Boudou, el compañero de fórmula de Richard Nixon estaba acusado de haber favorecido a empresarios amigos y realizar negociaciones incompatibles con la función pública.

En ambos casos, los hechos investigados ocurrieron antes de que llegaran a la vicepresidencia. Al kirchnerista se lo acusa de haber intervenido cuando era ministro de Economía en favor de la venta de la imprenta Ciccone Calcográfica a The Old Fund, el misterioso fondo que presidía su presunto testaferro Alejandro Vandenbroele. El dirigente republicano, por su parte, fue denunciado por haber cobrado sobornos mientras era gobernador del estado de Maryland.

Sin reconocer el delito, Agnew se vio forzado a renunciar a la vicepresidencia el 10 de octubre de 1973, apenas 11 meses después de que Nixon lograse la reelección. Ese mismo año, fue condenado por la Justicia a tres años de probation y una multa de 10.000 dólares por evasión fiscal, una fórmula habitual en los Estados Unidos para perseguir a quienes se enriquecieron de manera ilegal y no pueden probar el origen de sus fondos.

Cercado por el escándalo del caso Watergate, que había estallado en 1972, Nixon pensó que la opinión pública se calmaría con la dimisión de Agnew. Pero en 1974 debió seguir los pasos de su compañero de fórmula y presentar la renuncia a la Presidencia de los Estados Unidos.

Spiro Agnew nixon 1170Agnew, junto a su compañero de fórmula Richard Nixon

En comparación con las cifras que se manejan en el caso Ciccone, la coima por la que Agnew debió renunciar resulta al menos llamativa: los tribunales de su país determinaron que recibió 268.482 dólares pagados por contratistas interesados en quedarse con distintas obras públicas. Aunque no se conoce con exactitud cuánto abonó The Old Fund por el 70% de la imprenta de valores, sí se sabe cuál fue el valor que le asignó el Estado para su estatización: 300 millones de pesos.

Tras dos apelaciones fallidas, el ex vicepresidente de los Estados Unidos fue condenado en 1983 a devolver los 268.482 dólares con un cheque que entregó al secretario del Tesoro de Maryland. El caso más parecido que se recuerda en la Argentina es el de la ex secretaria de Medio Ambiente menemista, María Julia Alsogaray, a quien la Justicia le ordenó en 2009 entregar al Estado 3.200.000 pesos.

Este lunes, Boudou deberá presentarse ante el juez Ariel Lijo para prestar declaración indagatoria. Será la primera vez en la historia argentina que un vicepresidente se halle en esa posición. Luego, el magistrado tendrá diez días hábiles para definir si lo procesa, lo absuelve o dictamina la falta de mérito por la ausencia de elementos para probar la acusación.

La semana pasada, el propio Boudou reconoció en 678 que lo más probable es que el juez Lijo decida procesarlo. Ante ese panorama, son tres las opciones que se perfilan: mantenerse en su cargo, pedir licencia o renunciar a la Vicepresidencia. Esta última es la alternativa menos deseada: nadie quiere convertirse en el nuevo Spiro Agnew.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon