Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Este sistema económico mata"

logotipo de LA NACION LA NACION 27/05/2014 La Nacion

ROMA (De una enviada especial).- Como sucedió en la primera conferencia de prensa que brindó Francisco en julio del año pasado al volver de Brasil, los 70 periodistas presentes en el vuelo papal tuvimos que organizarnos para decidir quiénes le hacían las preguntas al Papa. Como la otra vez, cada grupo lingüístico presente -italiano, inglés, francés, español-, en caóticas tertulias en el pasillo del avión, se organizó decidiendo una lista de las preguntas y de las personas que las formularían en nombre de los demás, que se le presentó al vocero papal, el padre Federico Lombardi. El ping-pong fue todo en italiano. Sólo la representante de Asia, una periodista japonesa, le formuló al Papa una pregunta en inglés sobre su próxima visita a esa zona del mundo. Entonces, al margen de confirmar que viajará en agosto a Corea del Sur para participar del encuentro de jóvenes asiáticos, anunció que en enero irá a Sri Lanka y a Filipinas.

Cuando el grupo francés le preguntó si no le preocupaba el crecimiento del populismo que se puso de manifiesto en las elecciones europeas (ver Pág. 6), Francisco no sólo volvió a demostrar su innato sentido del humor, sino también inmensa honestidad. Y volvió a mostrar su enorme preocupación por el desempleo y la cultura del descarte de jóvenes y ancianos y a denunciar con fuerza la existencia de un "sistema económico inhumano".

-¿Está preocupado por el crecimiento del populismo que quedó evidente en Europa con las elecciones europeas?

-Yo estos días tuve tiempo de rezar un poco el Padrenuestro, pero no recibí noticias de las elecciones europeas. ¿Populismo en qué sentido? Sé que se habla de la confianza o desconfianza en Europa, que algunos quieren salir del euro. Yo de esto no entiendo nada. Pero hay una palabra clave: desocupación. Eso es grave y yo lo interpreto así, simplificando: estamos en un sistema económico múltiple que pone en el centro el dinero, no la persona humana. Un verdadero sistema económico tiene que tener en el centro al hombre y a la mujer. Este sistema económico que tenemos pone en el centro al dinero, y para equilibrarse debe llevar a cabo algunas medidas de descarte: se descarta a los chicos, como lo indican las cifras de nacimientos en Europa. Y se descartan los ancianos. Ahora van en su busca porque son jubilados y los necesitan, pero los ancianos se descartan, incluso con situaciones de eutanasia oculta en muchos países. Y en este momento se descartan los jóvenes, y eso es gravísimo. En Italia creo que la desocupación juvenil está por encima del 40%. En España es el 50% y en Andalucía, en el sur de España, el 60%... Esto significa que hay una generación de ni-ni, que ni estudian ni trabajan, y esto es gravísimo, se descarta una generación de jóvenes. Esta cultura del descarte es gravísima. Este sistema económico es inhumano. No tuve miedo de escribir en la exhortación apostólica "Evangelii Gaudium" [La alegría del Evangelio] que este sistema económico mata.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon