Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Estudiantes chilenos exigen condonación de deudas bancarias

logotipo de Associated PressAssociated Press 09/05/2017 Por EVA VERGARA, Associated Press

SANTIAGO DE CHILE (AP) — Miles de jóvenes marcharon el martes por la principal arteria de Santiago para exigir la condonación de las deudas derivadas de un beneficio conocido como Crédito con Aval del Estado (CAE), que les ha permitido estudiar pero también ha posibilitado que siete bancos locales obtengan miles de millones de pesos en ganancias a costa de un fuerte endeudamiento del Estado y los alumnos.

El gobierno de la presidenta Michelle Bachelet se rehúsa a condonar la deuda porque eso implicaría que el Estado pague 8.260 millones de dólares a la banca, equivalente al 3% del PIB.

Los universitarios y estudiantes de otros grados escolares marcharon por una de las vías de la Alameda, pero cuando habían caminado pacíficamente unas seis o siete cuadras, pequeños grupos de jóvenes encapuchados se enfrentaron con policías que los reprimieron con gases lacrimógenos y agua que parecía revuelta con otros gases.

Los encapuchados derribaron rejas para encausar la caminata hacia una sola de las vías. Mientras por el lado sur había miles que caminaban de manera pacífica, por el lado norte algunos policías recibían piedrazos y respondían con agua y gases mientras la marcha continuaba.

El presidente de los alumnos de la Universidad de Santiago de Chile, Patricio Medina, pidió a la ministra de Educación, Adriana Delpiano, tener “una apertura de mente” para condonar el CAE. “No es algo imposible, hoy día el Estado está gastando más del 3% del PIB para financiar armas y tanques y esperamos que haya un criterio también para financiar la educación", añadió.

El CAE nació bajo el gobierno socialista de Ricardo Lagos (2000-2006) y permitió a miles de jóvenes pobres y de clase media entrar a estudiar a universidades, institutos profesionales y centros de formación superior por primera vez. Los jóvenes debían pagar el crédito con la inflación más un interés del 6% anual mientras el Estado debía comprar determinado número de carteras (deudas de clientes) a la banca con intereses que algunos años bordearon el 60% en el caso de uno de los siete bancos.

Tras mucho presionar, los jóvenes lograron en 2011, durante el gobierno del centroderechista presidente Sebastián Piñera (2000-2014), que les rebajaran el interés a inflación más 2%, pero el trato que obtuvieron tiene un truco: el joven obtiene la rebaja del 4% (que el Estado absorbe), pero sólo si paga antes de la fecha límite; si se atrasa, el alumno debe liquidar cuota sin rebaja.

Hasta el momento el CAE ha permitido que miles de muchachos pobres puedan ingresar a la educación superior. La mayoría proviene de escuelas municipales que no tienen comparación en calidad con la educación pagada, por lo que en su proceso de formación reprueban algunos cursos. Asimismo, quienes se gradúan suelen obtener ingresos bajos, por lo que comprometerse a pagar entre cinco y 20 años a la banca implica una presión considerable.

Un informe del Banco Mundial dijo hace unos cinco años que “la manera en que está construido el sistema actualmente le permite a los bancos acumular una rentable cartera libre de riesgo cargándole al Estado un segmento de alto costo y cobrando primas exageradas”.

La ministra de Educación, Adriana Delpiano, recordó recién que el gobierno se comprometió a sustituir el mecanismo del CAE por otro, que se empezará a evaluar en julio.

image beaconimage beaconimage beacon