Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Evaluación por subjetivos, la propuesta superadora de Happyforce

logotipo de LA NACION LA NACION 06/08/2017

Uno de los ejercicios intelectuales más saludables es hacerse, con alguna regularidad, tres preguntas: qué estoy haciendo, por qué lo hago y si vale la pena seguir haciendo lo mismo. Las respuestas pueden ser positivas o no, depende de las circunstancias. En cualquier caso, despejan el camino y felizmente, hay quienes provocan destellos iluminadores, planteando las cosas de distinta manera, como las que propone el CEO de Happyforce, Alex Rios, con un título que va a contramano de lo habitual, "Evaluación por Subjetivos".

Desde ya, descarta los tan bien ponderados "objetivos" y tiene sus razones: "He llegado a ver hojas de Excel que son verdaderas obras de arte. En esas hojas de cálculo se tienen en cuenta objetivos de la compañía, objetivos de área, objetivos de equipo, objetivos personales, valoraciones 360, valoraciones cualitativas y cuantitativas, cada variable con sus distintas puntuaciones, pesos y porcentajes. Demasiado complejo, demasiado opaco, demasiado difícil de entender. Tiene que haber otra manera."

La duda deja al descubierto hasta qué punto podemos quedar atrapados por un programa de computación. Ya se ha comprobado que el Power Point es un medio peligroso para conducir reuniones, ya que condensa las ideas en una serie predeterminada, dificultando el aporte de otras nuevas. El Excel es otra trampa parecida, que seduce por la innumerable condensación de datos, generando la falsa ilusión que allí está todo, una especie de oráculo que nos habla de un modo contundente desde la línea inferior, donde aparecen los resultados.

Sería necio descartar el Excel y sus maravillas (como antes lo fue el Lotus 1.2.3) para muchas tareas contables y financieras. Es la base para tomar decisiones, erradas o acertadas, pero éste campo pertenece a otra cuestión, porque interviene la impronta humana, siempre imprevisible, atravesada por intuiciones y sentimientos.

Precisamente, aquí brota el escepticismo de Alex Rios, respecto de las evaluaciones de desempeño basadas en múltiples planillas. Puesto de otro modo, evaluar conductas, actitudes, sentimientos y personalidades, dentro de un contexto singular, puede simplificar los juicios y conducir a errores más graves que el Power Point.

En suma, las planillas, por más sofisticadas que sean, nunca podrán abordar la complejidad de María o José, seres vivos que trabajan en una organización. Porque además, no son solamente trabajadores que cumplen una función, sino padres o madres de familia, solteros, casados, con historias y expectativas diferentes. Reducirlos a una serie de datos combinados es atentar contra su existencia real, convertirlos en seres abstractos.

"Por eso" -agrega Rios- en Happyforce evaluamos por Subjetivos. Hemos aceptado que trabajamos con seres humanos, que somos complejos por naturaleza y que intentar 'simplificar' la evaluación con fórmulas en un Excel no tiene ningún sentido". Y más adelante: "En esta evaluación tenemos en cuenta, por supuesto, variables medibles como el salario, el trabajo entregado (.), pero también tenemos en cuenta el comportamiento, la actitud que percibimos y el impacto que genera en el equipo y el resto de la organización".

Siempre se ha luchado y, en gran medida, cuestionado, la pretendida objetividad de las evaluaciones de desempeño. En honor a la verdad, siempre fue una ilusión que a menudo fue percibida como una estafa y provocó más de un conflicto, en vez de resolverlo o anticiparlo. Es así que no habría que descartar la presencia de la subjetividad, porque siempre estará allí, agazapada, descalificando una herramienta que se muestra perfecta.

jorgemosqueira@gmail.com

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon