Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Familias cuestionan labor policial en asesinatos en Phoenix

logotipo de Associated PressAssociated Press 10/05/2017 Por ASTRID GALVAN y JACQUES BILLEAUD, Associated Press

PHOENIX (AP) — En la sala de estar de su vivienda en el oeste de Phoenix, Graciela Beltrán rompió en llanto al recordar la vida y muerte de su hijo, una de las víctimas de un tiroteo supuestamente perpetrado por un asesino en serie de 23 años.

A solo unos metros del retrato grande de Horacio de Jesús Peña, de 31 años, volteado porque todavía le es muy difícil verlo, Beltrán recordó el día que su hijo fue abaleado afuera de su casa tras salir del trabajo.

El lunes, la policía dijo que Aaron Juan Saucedo, de 23 años, es responsable del asesinato de Peña, ocurrido el 3 de junio del 2016, así como de otras ocho muertes en un total de 12 tiroteos. Saucedo se declaró inocente en la corte.

"Ya era hora", dijo Beltrán. "Es como un sentimiento de impotencia, ellos dicen que lo tienen, pero mi hijo no va a regresar".

Beltrán dijo que Peña era amigable con todos y un hijo devoto al que le gustaba correr, trabajar y leer la Biblia.

La policía dijo que Saucedo no tenía conexión con Peña ni la mayoría de las otras víctimas. Dijo que solo conocía a la primera víctima asesinada en una serie de tiroteos nocturnos realizados desde un auto, que comenzaron en agosto del 2015 y terminaron en julio del 2016, causando terror en el vecindario mayormente hispano conocido como Maryvale, en el oeste de Phoenix.

Las autoridades dicen desconocer el móvil de Saucedo, quien está acusado de varios cargos de homicidio premeditado y ataque agravado. Saucedo, a quien se le conoce como el Pistolero Callejero en Serie, está detenido sin posibilidad de salir libre bajo fianza.

El abogado público de Saucedo, Dean Roskosz, no contestó inmediatamente a un mensaje que se le dejó en busca de declaraciones.

Familias de las víctimas dicen que todavía están consternadas por la naturaleza desfachatada y aleatoria de los ataques y porque la policía no pudo concretar un arresto antes.

A la madre de un joven que fue la segunda víctima mortal le hubiera gustado que la policía hubiera podido conectar la muerte de su hijo con el caso anteriormente, para sacar a Saucedo de las calles antes de que cometiera más asesinatos. Su caso fue agregado recientemente a la investigación de los asesinatos en serie.

"Si hubieran investigado más, indagado más a fondo, hubieran prevenido muchas otras muertes", dijo Lydia López, cuyo hijo Jesse Olivas fue asesinado el 1 de enero de 2016 en el vecindario.

___

Contribuyeron a este despacho los reporteros de The Associated Press Brian Skoloff, Josh Hoffner y Paul Davenport.

image beaconimage beaconimage beacon