Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fiscal: Aaron Hernández "se regodeó" baleando a 2 hombres

logotipo de Associated PressAssociated Press 06/04/2017 Por DENISE LAVOIE, Associated Press

BOSTON (AP) — El exjugador de la NFL, Aaron Hernández, "se regodeó" matando a tiros a dos hombres en 2012 sólo por considerar que le habían faltado al respeto, luego que uno de ellos derramó accidentalmente una bebida en un club nocturno, dijo un fiscal el jueves, durante los argumentos de cierre en el juicio por los dos homicidios.

Pero el abogado de Hernández, José Báez, dijo al jurado que el verdadero asesino es un examigo de su cliente. Se trata de Alexander Bradley, quien ha sido el principal testigo de cargo, afirmó.

Báez pintó a Bradley como un "mentiroso", "perjuro" y "parásito", quien obtuvo el "arreglo de su vida" con los fiscales luego de mencionar que Hernández había realizado los disparos.

Se espera que el jurado comience sus deliberaciones este viernes, luego de escuchar las instrucciones finales del juez.

Hernández, de ascendencia puertorriqueña y ex tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra, está acusado de homicidio intencional, por las muertes de Safiro Furtado y Daniel de Abreu, dos inmigrantes de Cabo Verde que se toparon con él fugazmente el 16 de julio de 2012. Asimismo, enfrenta cargos por intimidación de testigos y por dispararle a Bradley en la cara siete meses después.

Los fiscales consideran que aquella agresión contra su amigo fue un intento por silenciarlo para que no testificara sobre los homicidios.

"Ustedes saben quién es el asesino, es el mismo autor que descargó el mismo tipo de violencia contra el único hombre que podía contar su depravado y horrible secreto, su otrora mejor amigo Alexander Bradley", enfatizó el fiscal Patrick Haggan.

Báez, quien cobró fama al lograr la exoneración de Casey Anthony por la muerte de su hija Caylee de 2 años, señaló que el testimonio de Bradley estuvo "repleto de mentiras". Añadió que, pese a ello, los fiscales decidieron conservarlo como su testigo principal porque desean que se declare culpable a un jugador de la NFL.

"Alexander Bradley era como un poni de tres patas, pero ellos decidieron que lo seguirían montando hasta la línea de meta, sin importar lo que dijera", indicó Báez, mientras hacía la mímica para apoyar su referencia a las carreras de caballos.

Bradley, narcotraficante convicto, purga una sentencia de cinco años de prisión por un tiroteo en un bar en 2014. Testificó luego que los fiscales le prometieron inmunidad.

Relató que él y Hernández abandonaron el club nocturno después del incidente con la bebida. Según el testimonio, unas dos horas después, Bradley conducía un vehículo, cuando Hernández vio a Furtado y a De Abreu en otro auto, detenido frente a un semáforo.

Bradley afirmó que Hernández disparó en cinco ocasiones contra el otro vehículo y continuó tirando del gatillo incluso cuando las balas se habían agotado.

El vicefiscal de distrito Patrick Haggan señala hacia una pantalla durante los argumentos de cierre en el juicio del exjugador de la NFL Aaron Hernández, el jueves 6 de abril de 2017 (AP Foto/Steven Senne, Pool) © The Associated Press El vicefiscal de distrito Patrick Haggan señala hacia una pantalla durante los argumentos de cierre en el juicio del exjugador de la NFL Aaron Hernández, el jueves 6 de abril de 2017 (AP Foto/Steven Senne, Pool)

"Este asesino se regodeó con lo que hizo aquella noche", recalcó Haggan.

Los familiares de De Abreu y Furtado llenaron las dos primeras filas de la corte durante la sesión. Una hilera detrás estaba Shayanna Jenkins Hernández, durante años prometida del acusado.

Hernández cumple ya una cadena perpetua por asesinar en 2013 a Odin Lloyd, un jugador de fútbol americano de una liga menor, quien tenía una relación de pareja con la hermana de Jenkins Hernández.

Hernández, de 27 años, jugó con los Patriots de 2010 a 2012.

Unas semanas después de la muerte de Furtado y De Abreu, Hernández firmó un contrato por cinco años y 40 millones de dólares con los Pats. Jugó otra campaña antes de la muerte de Lloyd.

Fue arrestado por ese asesinato en junio de 2013, y poco después, el equipo cortó su relación laboral con el jugador. En 2014, se le acusó por las otras dos muertes.

image beaconimage beaconimage beacon