Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Francia: Banco letón multado por lavado de dinero

logotipo de Associated PressAssociated Press 06/07/2017 Por PHILIPPE SOTTO, Associated Press

PARÍS (AP) — Un tribunal en París multó al jueves a un banco letón por lavar centenares de millones de euros en un vasto plan para permitir a contribuyentes franceses evadir impuestos.

La corte impulso una multa de 80 millones de euros (91 millones de dólares) a Rietumu Banka por facilitar el fraude para “democratizar” la evasión fiscal entre ciudadanos comunes y pequeños negocios en Francia. Le prohibió además operar en Francia por cinco años.

Los investigadores dicen que Rietumu ayudó a lavar hasta 850 millones de euros (964 millones de dólares) entre el 2007 y el 2012 en complicidad con el financista francés Nadav Bensoussan y su compañía, France Offshore.

La corte dijo que los acusados organizaron una evasión fiscal “a gran escala” por medio de compañías extraterritoriales en paraísos fiscales.

Bensoussan, de 38 años y que prometía “paraíso fiscal para todos”, fue sentenciado a dos años en prisión y una multa de 3 millones de euros (33,4 millones de dólares).

Alexandre Pankov, alto funcionario de Rietumu, recibió una sentencia suspendida de cuatro años de prisión y Sergejs Scuka, representante del banco en Francia, un término suspendido de un año. La mayoría de los otros 10 acusados recibieron sentencias suspendidas.

Además, Rietumu y otros acusados fueron sentenciados a pagar un total combinado de 10 millones de euros (11,4 millones de dólares) al estado francés en compensación por daños.

Los acusados y la fiscalía tienen 10 días para apelar el fallo.

Patrick Klugman, abogado de Rietumu, dio que el fallo es “incomprensible y carece de base” y agregó que consultará con su defendido para determinar si lo apela.

En documentos en la corte, investigadores franceses apuntaron a la falta de cooperación por Rietumu durante la pesquisa de cinco años, especialmente en lo que se refería a identificar a los clientes franceses y sus cuentas.

Durante el juicio, la fiscal Ulrika Delaunay-Weiss lamentó los obvios problemas de las regulaciones europeas que le habían permitido a un banco de la UE, en este caso Rietumu, mantener actividades delictivas en Francia al tiempo que estaba fuerza del alcance de los reguladores franceses por ser supervisado por las autoridades letonas.

image beaconimage beaconimage beacon