Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Francisco se reunirá con Trump a fines de mayo

logotipo de Associated PressAssociated Press 04/05/2017 Por NICOLE WINFIELD, Associated Press

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — Cuando el papa Francisco se reúna con el mandatario estadounidense Donald Trump en el Vaticano a fines de este mes, el mundo observará cómo el papa argentino “de los barrios pobres” interactúa con el impetuoso multimillonario neoyorquino convertido en presidente.

En muchos asuntos y prioridades, los dos hombres no podrían ser más distintos. Francisco desea que haya puentes entre las naciones, no el muro que Trump desea construir. El pontífice trajo consigo a una decena de refugiados sirios musulmanes cuando viajó a Grecia el año pasado, mientras que el mandatario ha tratado de imponer una prohibición para que los habitantes de media docena de naciones musulmanas no ingresen a Estados Unidos.

El papa duerme en una suite de hotel con dos habitaciones. Antes de ser elegido, Trump vivía en un rascacielos que lleva su nombre.

Francisco desea poner fin al uso de los combustibles fósiles, mientras que el presidente estadounidense ha prometido que cancelará los pagos a los programas de las Naciones Unidas para combatir el cambio climático y sacará a Estados Unidos del acuerdo de París, que también combate el calentamiento del planeta. Los obispos estadounidenses han elogiado al gobierno de Trump por su posición contra el aborto, pero se han opuesto a los planes republicanos sobre seguros de gastos médicos debido al impacto que tendrán sobre los pobres.

Probablemente esos asuntos y otros estarán sobre la mesa de diálogo cuando Trump llegue el 24 de mayo al Palacio Apostólico en Roma para la audiencia de las 8:30 de la mañana anunciada el jueves.

A pesar de sus diferencias obvias, tanto Trump como Francisco comparten una inclinación populista. Ambos fueron elegidos para que aplicaran reformas y hablan con una sencillez que les granjea el afecto de sus seguidores. Y los dos comparten una preocupación común por el sufrimiento de los cristianos en Oriente Medio a manos de los extremistas islámicos.

“Los dos son populistas, pero populistas de tipo distinto”, dijo Mathew Schmalz, profesor adjunto de estudios religiosos en el Colegio de la Santa Cruz en Worcester, Massachusetts. Aunque estuvo de acuerdo en que a los dos les preocupa el extremismo islámico, dijo que difieren en el enfoque hacia él y la visión de futuro.

“No estoy seguro de que el Vaticano en esta etapa quiera pretender cooperar con el papel vislumbrado por... los asesores católicos de Donald Trump, que desean resucitar las imágenes de un conflicto de civilizaciones entre el cristianismo y el islam”, señaló.

Sin embargo, al anunciar el jueves el itinerario de su primer viaje al extranjero, que incluye escalas en Arabia Saudí e Israel, Trump dijo que eligió Arabia Saudí como su primera visita precisamente porque es la sede de dos de los sitios más sagrados del islam. Indicó que desea “empezar a construir una nueva base de cooperación y apoyo con nuestros aliados musulmanes con el fin de combatir el extremismo, el terrorismo y la violencia y para acoger un futuro más justo y esperanzador para los musulmanes jóvenes en sus países”.

image beaconimage beaconimage beacon