Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Freiler apela a la CIDH frente al juicio político por enriquecimiento

logotipo de LA NACION LA NACION 26/08/2017

Después de una semana de silencio, el camarista Eduardo Freiler encendió ayer su defensa en el juicio político por su enriquecimiento. El magistrado se presentará en los próximos días ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) para reclamar por la supuesta violación de sus derechos en el proceso que llevó adelante el Consejo de la Magistratura, informaron desde su entorno a LA NACION.

"El avasallamiento de la independencia del Poder Judicial" fue el primer motivo que alegaron desde su defensa para realizar la presentación ante los organismos internacionales. Pero también "la afectación absoluta de la imparcialidad" del Consejo, el órgano que aprobó el juicio político en un escandaloso trámite que fue cuestionado por el kirchnerismo.

Freiler también hizo uso de su defensa en el jurado de enjuiciamiento: planteó ayer tres recusaciones que deberá definir el tribunal en los próximos días. El magistrado consideró que la presidenta del jury, Inés Cantisani, no puede ser parte del cuerpo al no ser una jueza federal. "Es una cuestión absolutamente formal. No queremos dilatar el trámite del juicio", dijeron desde su defensa.

El camarista también recusó a Pablo Tonelli y Miguel Piedecasas, los consejeros instructores de la acusación en su contra y quienes impulsaron la investigación que terminó por desplazarlo de su silla en la Cámara Federal. Ambos lo denunciaron en la justicia penal, acción que -considera Freiler- es motivo de recusación.

Nueva denuncia penal

Eduardo Freiler © LA NACION Eduardo Freiler

La compra de su auto Mercedes Benz promete generarle a Freiler más dolores de cabeza. Después de que el Consejo avanzara en otra investigación por su nivel de vida, el fiscal Ramiro González pidió el miércoles una serie de medidas de prueba para darle impulso a una investigación sobre la compra de su automóvil.

Freiler adquirió una coupé Mercedes Benz C 250 Blue Efficiency, color negro, en enero de 2013. La operación fue realizada en la concesionaria Automotores Juan Manuel Fangio SA, que aceptó el pago de su valor en parte al contado y el resto con 12 cheques mensuales de poco menos de $ 7000 cada uno, todos firmados por el empresario Raúl Mingini, dueño de la firma Establecimiento DF SA. Freiler había intervenido en una causa en la que el empresario está involucrado.

El fiscal González requirió al Banco Central que se levante el secreto bancario sobre el empresario Mingini para acceder a todos sus datos financieros para determinar, entre otras cosas, si libró más cheques que luego fueran utilizados por el camarista.

El fiscal pidió, además, que se informen todas las propiedades del empresario tanto en la provincia de Buenos Aires como en Santiago del Estero.

"A Freiler lo conocí por mi abogado, que después fue socio mío, Jorge Casanovas, el ex ministro. Me lo presentó durante un evento en el Hyatt o en el Hilton, en 2009 o 2010", había declarado Mingini ante una entrevista con LA NACION. "Nunca más estuve con él, aunque lo vi de lejos una vez en Pinamar. Él [por Freiler] estaba con sus amigos y ni me vio ni me saludó", expresó. Mingini dijo que ignoraba cómo terminaron sus 12 cheques en manos de Freiler. "No tengo idea. Firmé un montón de cheques. Miles. Pero no recuerdo ésos. De lo que sí estoy seguro es de que no le di un cheque a Freiler ni que él me los pidió", sostuvo el empresario.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon