Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobernador de Puerto Rico disputa recortes al gasto público

logotipo de Associated PressAssociated Press 24/06/2017 Por DANICA COTO, Associated Press

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — El gobernador puertorriqueño Ricardo Rosselló dijo el viernes que acudirá a los tribunales con el fin de disputar las medidas de una junta federal de control para recortar el sistema de pensiones públicas en 10%, cesar temporalmente a decenas de miles de burócratas y eliminar los bonos navideños.

Hizo sus comentarios en medio de crecientes tensiones entre su gobierno y la junta que supervisa las finanzas de la isla, la cual está sumida en una recesión desde hace 10 años. La junta, de siete integrantes, fue creada por el Congreso federal estadounidense.

“Cualquier vía para proteger al pueblo de Puerto Rico, sí la vamos a tomar”, afirmó Rosselló.

La junta no puede imponer tales medidas unilateralmente para el 1 de julio sin el consentimiento del gobierno de la isla, agregó.

Un portavoz de la junta no respondió a una solicitud de The Associated Press para que hiciera declaraciones sobre el asunto.

La junta propuso que se den licencias forzosas sin goce de sueldo por dos días al mes a los maestros y cuatro días a otros empleados de gobierno a fin de reducir en 40 millones de dólares el gasto oficial cada mes. Además, todos los bonos de navidad podrían ser eliminados para el año fiscal 2018.

Rosselló rechazó el jueves esas propuestas en reacción a una carta que la junta le envió a su gobierno esta semana.

“La junta de supervisión intenta ahora intimidar al gobierno para que acepte el control de gastos”, afirmó el gobernador.

Los recortes propuestos “conllevan la amenaza importante de imponer un serio lastre a la economía de Puerto Rico, la cual podría salirse de control rápidamente”, agregó.

La junta ha dicho anteriormente que esas estrategias entrarían en vigor si el gobierno de Rosselló no toma suficientes medidas de ahorro en momentos en que enfrenta un pasivo de casi 50.000 millones de dólares derivado de las pensiones y busca reestructurar parte de su deuda pública de 73.000 millones de dólares.

En una carta que le envió el viernes pasado al gobierno de Roselló, la junta también le advirtió que se opone a los planes para generar ahorro “que sean inadecuados o mal ejecutados”.

“Si es el caso, Puerto Rico con seguridad se quedará sin dinero para financiar la nómina del gobierno central en noviembre o diciembre de este año”, señaló la junta.

Subrayó también la necesidad de que el gobierno de Rosselló presente un plan que genere suficientes recursos para garantizar que pueda proveer servicios esenciales sin interrupción.

“A partir de julio, Puerto Rico enfrentará un agravamiento de su problema de liquidez debido a la pérdida de recursos federales y al agotamiento de los activos de los fondos de pensiones”, señaló la junta.

La junta también está a la espera del desenlace de una iniciativa presupuestaria que Rosselló presentó a los legisladores hace casi un mes. La aprobación definitiva está pendiente debido a las desavenencias entre los legisladores y la junta sobre unos 25 millones de dólares, que las autoridades locales consideran deberían ser canalizados a servicios del gobierno en lugar de apartarlos como reserva.

image beaconimage beaconimage beacon