Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Golpe chavista: la Constituyente le quita los poderes al Parlamento

logotipo de LA NACION LA NACION 19/08/2017

CARACAS.- La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, dominada por los aliados de Nicolás Maduro, asumió ayer por decreto las competencias del Parlamento, en otro avance sobre la división de poderes destinada a consolidar la hegemonía chavista.

La Asamblea Constituyente decidió "asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas a garantizar la preservación de la paz, la soberanía, el sistema socioeconómico y financiero, y la preeminencia de los derechos de los venezolanos", señaló el organismo.

Con esta vasta definición de sus alcances, amplia e imprecisa, los constituyentes se atribuyeron en los hechos las facultades para legislar sobre todos los temas. Según sus críticos, las funciones y decisiones de este nuevo organismo serán los que disponga el régimen comandado desde el Palacio de Miraflores.

La Asamblea Constituyente ha sido criticada fuertemente por diversos gobiernos del mundo, que le pidieron a Maduro que diera marcha atrás. Pero el presidente la defiende a capa y espada, alegando que es la única forma de pacificar el país, inmerso en una crisis económica, social y política sin precedente.

El decreto que la dota de plenos poderes fue aprobado por los 545 asambleístas de manera unánime y luego de que los diputados del Parlamento se negaran a asistir a una sesión a la que fueron convocados para subordinarse formalmente a la flamante institución.

Los diputados habían advertido en una carta abierta que no acudirían a la sesión por considerar que la Constituyente es "un poder de facto expresión de la naturaleza hegemónica que pretende perpetuar a Nicolás Maduro en el poder".

"No compareceremos ante la mentira constituyente y no descansaremos hasta recuperar el orden constitucional y lograr elecciones libres", señaló la junta directiva opositora. "Tenemos el deber de permanecer del lado de la Constitución de 1999 de los más de 14 millones de electores que nos convirtieron en legítimos representantes de la soberanía popular", añadió.

En tanto, los países fundadores del Mercosur condenaron la decisión de la Constituyente. "Con esa medida se restringe aún más el espacio para la convivencia institucional en Venezuela y se agudizan los conflictos, en sentido opuesto al necesario restablecimiento de la democracia", señalaron en un comunicado.

El resto de los poderes públicos desfilaron en los últimos días por la Asamblea Constituyente para subordinarse a su poder plenipotenciario con el que reescribirá la Carta Magna y que funcionará por dos años. Es decir más allá de las elecciones presidenciales que deberían ser convocadas para fines de 2018, aunque el calendario electoral ha sido otra de las víctimas de la deriva autoritaria chavista.

La presidenta de la Asamblea Constituyente, la ex canciller Delcy Rodríguez, explicó que el Parlamento debería seguir funcionando. "Lo que estamos diciendo es: «Señores, trabajen, no les vamos a dar vacaciones, tienen que trabajar por el bien del pueblo de Venezuela»", dijo la funcionaria, una de las más combativas y leales a Maduro.

Pero la de ayer fue otra ocasión para disparar una vez más contra el vapuleado Parlamento, que desde las elecciones legislativas de 2015, cuando la oposición ganó la mayoría, ha tenido un radio de acción más que limitado. Sobre todo por obra del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que lo declaró en "desacato" desde el primer momento y desconoce sus atribuciones. Desde que asumieron a principios de 2016, los diputados no pudieron sancionar una sola ley.

El TSJ fue más allá en marzo pasado, cuando asumió directamente las funciones del Parlamento, uno de los detonantes de las protestas que se suceden desde abril en todo el país, fuertemente reprimidas por las fuerzas de seguridad y otros grupos de choque afines al chavismo.

La Asamblea Nacional (AN) aseguró ayer en sus redes sociales que no reconocerá ni acatará el decreto de la Asamblea Constituyente donde asume las facultades del Parlamento, y convocó para hoy, a las 10, a una sesión en el Palacio Legislativo en donde estarán acompañados del cuerpo diplomático acreditado en el país.

"El golpe de Estado perpetrado por la ANC (Asamblea Nacional Constituyente) es la profundización de las acciones que ejerce el régimen de Maduro contra AN y Constitución", señaló la junta directiva del Parlamento en su cuenta en Twitter.

Según los legisladores, la Constituyente busca repetir las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo con el objetivo de disolverlo.

Agencias AFP, AP, ANSA y Reuters

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon