Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Húngara Hosszu hace ruido dentro y fuera del agua

logotipo de Associated PressAssociated Press 25/07/2017 Por PAUL NEWBERRY, Associated Press

BUDAPEST (AP) — Katinka Hosszu tiene un montón de medallas.

Ella quiere mucho más.

Desde nadadora y empresaria a novicia organizadora gremial, la húngara conocida como “la Dama de Hierro” sabe cómo hacerse notar.

Junto con la estrella estadounidense Katie Ledecky, Hosszu es quizás la figura más importante en el campeonato mundial de natación esta semana. El rostro de la favorita local adorna numerosas vallas en Budapest, y cada presentación suya en la Arena Duna es acompañada por euforia.

Ella satisfizo las enormes expectativas en su primer evento en la competencia, al ganar el oro en los 200 metros combinados individuales el lunes.

"¡Oro para Katinka!", decía el titular de primera plana en el mayor diario deportivo de Hungría.

Aunque Hosszu y su esposo y entrenador, el estadounidense Shane Tusup, han creado una exitosa compañía de ropas basada en el apodo “Dama de Hierro” _ la firma tiene ahora 50 empleados y es omnipresente en las tiendas en Hungría _ la nadadora de 28 años ha tornado su atención a lo que considera una causa más importante.

Luego que la FINA, el organismo rector de la natación, cambió sus reglas para limitar el número de eventos en los que puede participar un nadador en el circuito de la Copa del Mundo, una decisión que parece haber estado apuntada específicamente a Hosszu, la nadadora juró que respondería.

"Obviamente estoy tratando de hacer más por la natación que lo que hago en la piscina”, dijo Hosszu. “Pienso que es importante dar el mismo esfuerzo fuera de la piscina”.

Hosszu formó la Asociación Global de Nadadores Profesionales (GAPS, por sus siglas en inglés) y rápidamente atrajo atención al persuadir a más de una veintena de nadadores a sumarse, incluyendo astros como las hermanas australianas Cate y Bronte Campbell, el británico Adam Peaty, la sueca Sarah Sjostrom y la estadounidense Katie Meili.

Hosszu ha criticado abiertamente a la FINA, que está atribulada por escándalos, y parece determinada a darles a los nadadores una mayor voz en el deporte.

Katinka Hosszu, de Hungría, reacciona tras su vuctoria en la final de los 200 metros combinados en el campeonato mundial de natación en Budapest el lunes, 24 de julio del 2017. (Tibor Illyes/MTI via AP) © The Associated Press Katinka Hosszu, de Hungría, reacciona tras su vuctoria en la final de los 200 metros combinados en el campeonato mundial de natación en Budapest el lunes, 24 de julio del 2017. (Tibor Illyes/MTI via AP)

"He estado hablando con muchos nadadores últimamente”, dijo. “Nadadores de todos los continentes, todos hablamos el mismo idioma”.

Como la primera millonaria de la natación sobre la base estrictamente en las bolsas en el deporte, Hosszu quiere diseminar la riqueza a otros. Dada la enorme popularidad del deporte durante las olimpiadas y las ganancias financieras conseguidas gracias a la prominencia de Michael Phelps, ella no ve razón alguna para que tantos nadadores exitosos pasen trabajos para mantenerse financieramente.

"Lo principal es que todos los nadadores nos unamos”, dijo Hosszu. “Eso es algo que no ha sucedido antes. Pienso que si realizamos un mayor esfuerzo, podemos impulsar el deporte mucho más”.

image beaconimage beaconimage beacon