Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Hagamos...": los objetivos para el desarrollo, en primera persona

logotipo de LA NACION LA NACION 30/08/2017

Cambiar la realidad social y promover una economía con hábitos de producción y consumo respetuosos de las personas y del planeta son tareas en las que deben jugar un rol fundamental los gobiernos y los actores con algún grado de poder en una sociedad. Pero en cierta medida nuestro entorno es también el resultado de las interacciones humanas, es decir, de la manera en que nos vinculamos como personas desde los distintos roles asumidos: consumidores, vendedores, voluntarios, contribuyentes, estudiantes, profesionales, emprendedores, inversores o donantes, entre otras opciones.

Desde esa perspectiva, los llamados objetivos de desarrollo sostenible (ODS), planteados desde las Naciones Unidas para comprometer a los países a lograr 17 metas en materia de bienestar, pueden ser expresados en primera persona.

Ésa es la propuesta de Los objetivos de desarrollo sostenible para 2030. Una agenda para que decidamos con sentido (editada por Edicon). Son reflexiones sobre cada uno de los ODS, basadas en experiencias concretas y cotidianas. Su autor, Lucas Ignacio Utrera, un politólogo dedicado a temas de sustentabilidad y director del área que lleva ese nombre en la consultora SMS, enuncia cada objetivo en primera persona del plural. En lugar de "poner fin a la pobreza" la frase es "pongamos fin a la pobreza", y así con cada una de las metas.

Por el libro desfilan, entre otros, los casos del Taller Productivo Monseñor Raspanti, que busca en Merlo la inserción laboral de personas con discapacidad; el proyecto Plato Lleno, que rescata comida de eventos antes de que vaya a la basura, y la cooperativa El CorreCamino, que recupera materiales reciclables y que tiene su "himno", en el cual los integrantes se definen como quienes pasan "por la casa del vecino" a retirar el posconsumo... de un "consumo cuidado con conciencia". Desde su nombre, "De indigentes a contribuyentes", la canción nos interpela a todos como posibles y necesarios colaboradores para lograr las metas.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon