Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Harvey fuerza una operación de rescate jamás vista en EE.UU.

logotipo de LA NACION LA NACION 30/08/2017

WASHINGTON.- Las agencias federales de Estados Unidos, autoridades estatales y locales, organizaciones civiles y voluntarios buscaban terminar de construir a una inédita operación de rescate y contención por la devastación sembrada por el huracán Harvey.

"Este será un esfuerzo de largo plazo", dijo el director de Operaciones Domésticas de la Guardia Nacional, el general James C. Witham. "Cuando la Guardia responde a huracanes, normalmente hablamos de las primeras 72 a 96 horas para las operaciones salvamento y mantenimiento de vida. Entonces, aún estamos en el esfuerzo de recuperación", agregó.

A estas alturas de una tormenta -el quinto día- los esfuerzos de rescate suelen ya estar avanzados. Pero por la duración y el alcance de Harvey, que azotó a la costa del Golfo de México y dejó bajo el agua a Houston, la cuarta ciudad más poblada del país, y a una franja de casi 400 kilómetros desde Corpus Christi hasta Galveston -superior a la distancia entre Rosario y Buenos Aires-, los operativos de primeros auxilios todavía continuaban.

Witham dijo que la respuesta de las autoridades a Harvey había sido muy diferente al de otras tormentas. Además, Harvey golpeaba a Estados Unidos por segunda vez, en Louisiana, luego de abandonar Texas, creando el riesgo de agigantar un operativo hercúleo.

El Pentágono dijo que unas 30.000 tropas de la Guardia Nacional están listas para ser desplegadas y responder a la catástrofe. El gobernador de Texas, Greg Abbot, ya ordenó que las 12.000 tropas en Texas se dediquen de lleno a las operaciones de rescate.

Las autoridades aún no saben cuántas personas están desaparecidas, y cuántas quedaron atrapadas en el agua.

La magnitud de las inundaciones también impedía la llegada de la ayuda. El periódico The Washington Post informó que camiones cargados con cocinas móbiles, herramientas y provisiones están sentados a cientos de kilómetros de Houston porque las rutas permanecen bloqueadas y no pueden acceder a la ciudad.

"El alcance y el tamaño de la tormenta es diferente a todo lo que hemos experimentado", dijo el teniente coronel Ronnie Raymer, del Ejército de Salvación.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon