Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Henrique Cymerman: "Esto es un sueño del Papa, llevamos meses moviendo hilos"

logotipo de LA NACION LA NACION 26/05/2014 Elisabetta Piqué - La Nacion

BELÉN.- Henrique Cymerman, veterano periodista israelí del Canal 2 de televisión del Estado judío, es uno de los hombres que en las sombras movieron los hilos para que Francisco ayer pudiera proponerse como virtual mediador en el conflicto palestino-israelí.

Nacido en Portugal de madre española y padre polaco, Cymerman se radicó en Israel a los 16 años. Y se vio involucrado en una historia que nunca se imaginó, a partir de un viaje que hizo a Buenos Aires en abril del año pasado para dar una conferencia sobre Medio Oriente. A ésta asistieron unas 700 personas, entre ellas el rabino Abraham Skorka, que tras escuchar su disertación se le acercó y le propuso viajar al Vaticano a conocer a su amigo Jorge Bergoglio. A Cymerman le encantó la idea.

El 13 de junio del año pasado tuvo una entrevista con el Papa en la residencia de Santa Marta junto a Skorka, que luego transmitió el Canal 2 ese mismo mes. Enseguida, el Papa quiso charlar en privado con Cymerman, a quien sorprendió con una pregunta: "¿Cómo puedo ayudar?", en relación con el conflicto palestino-israelí. Ese día hablaron cinco horas y el intercambio siguió por teléfono y por mail, para armar un entretejido de idas y venidas con las dos partes del conflicto palestino-israelí que culminó con el anuncio de una próxima cumbre entre Peres y Abbas en el Vaticano.

-Usted es uno de los hombres que están detrás de esta inédita mediación papal. ¿Puede contarnos cómo se tejió eso?

-No soy el hombre, soy uno de los hombres, hay mucha gente que trabajó en esto. Lo extraordinario que tiene el Papa es que él tiene empatía con las dos partes, con el sufrimiento de los dos lados. Y cuando él me preguntó cómo podía ayudar, yo le dije: "Venga al Medio Oriente, su propia venida va a traer un mensaje, usted es hoy en día la marca número uno en el mundo y tiene un poder moral que tiene todo papa, pero usted lo tiene más". Y él lo estudió y realmente decidió lo que decidió y todo el resto es historia. Pero es de allí que sale la idea de hacer una plegaria conjunta con los dos jefes de Estado, pero también con la participación, y esto no se dice aquí, de su amigo rabino argentino Skorka y del líder musulmán argentino Omar Abboud.

-¿Y luego?

-A partir de ahí, lo que puedo decir es que esto es un sueño del Papa y que desde entonces surgió un contacto y llevamos meses moviendo hilos. Yo tengo buen contacto con los dos gobiernos, el israelí y el palestino, y con las instrucciones bien claras del Papa, que estaba metido en cada detalle, hay que destacar que él dirigió cada mínimo detalle, realmente decidí ayudar.

-¿Puede ser que el Papa tenga éxito donde fracasaron Bill Clinton, Tony Blair, Barack Obama?

-Quien conoce bien a Jorge Bergoglio sabe que es un hombre de acción y es un estadista, no solamente un líder espiritual. Trae estas dos características, el lado espiritual, él quiere una oración, y el lado más político. Lo que es extraordinario es que no para: si la cosa no funciona de una manera, encuentra una alternativa y está en cada detalle. Él entiende que esta oración no es lo que va a permitir la firma de un acuerdo de paz el día siguiente, pero cree en los gestos.

-¿Qué espera usted de esto?

-Creo que él entiende que hay que cambiar la atmósfera. Hay una atmósfera muy destructiva con el fracaso de las negociaciones. Llevamos muchos años estancados. Los líderes están cansados, las opiniones públicas han perdido la creencia, la fe en que se puede llegar a un acuerdo con el otro lado. Y lo que Francisco hace, con su modestia, con su humildad, es decir: "Señores, vamos a intentar un pequeño paso". Pero un pequeño paso en la dirección correcta, en intentar cambiar las mentes, los espíritus, que la gente vuelva a creer en la paz.

-¿Cómo se siente siendo protagonista de la construcción de algo que puede ser histórico?

-Muy emocionado. Es muy fuerte. Pero al mismo tiempo siento ahora mucha responsabilidad, siento realmente que el Papa toma sobre sus hombros una enorme responsabilidad.

-¿Cómo cree que va a reaccionar la opinión pública israelí ante esta sorpresiva mediación del Papa?

-Yo creo que en general de forma positiva, pero estoy seguro de que va a haber sectores minoritarios, pero muy ruidosos, dentro de Israel, que van a oponerse. Pero él lo sabe, de la misma manera que en la sociedad palestina hay un 30%-40% de islamistas que también se van a oponer a esta misión. O sea, Francisco tiene la cabeza en el cielo, pero los pies en la tierra, y eso lo noté yo en estos meses. Sabe perfectamente que va a haber quien se oponga, pero me da la impresión de que le da igual; cree en lo que hace, cree que es un gesto en la dirección positiva y piensa que puede contribuir aunque no sea fácil. Él se pone en una situación que no es fácil, pero es un hombre tan valiente que creo que va adelante con su verdad y así tiene que ser.

Henrique Cymerman - Periodista

Periodista del Canal 2 Israelí y corresponsal de medios europeos, Cymerman mantiene buenas relaciones tanto con los palestinos como con los israelíes "Hay una atmósfera muy destructiva con el fracaso de las negociaciones. Llevamos muchos años estancados"

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon