Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Horror en Córdoba: le pagó a su yerno para que tirara a su esposo a un pozo ciego

logotipo de Infobae Infobae 11/06/2014 Infobae

Un hombre de 48 años, identificado como Jorge Gradiolo, fue hallado muerto en el fondo del pozo ciego de su casa. No presentaba golpes ni señales de haber sido asfixiado. La víctima fue arrojado vivo, tras ser sedado, con pesas atadas a sus pies. La autopsia reveló después que terminó asfixiado al inhalar los gases emanados en la cámara séptica. Tras el hallazgo, la conmoción en la ciudad de Oncativo creció aún más, ya que se determinó que hubo una suerte de complot para asesinarlo y en el que estuvo involucrada su pareja y su yerno. Según los investigadores, la mujer le pagó al hombre para que cometiera el crimen. El sospechoso fue detenido e identificado como Adrián Ramón Gorosito (36). Estuvo prófugo casi dos meses. Su suegra, Olga Rivarola (55), ya estaba presa.El crimen ocurrió el domingo 13 de abril en su casa de barrio "Los Filtros". A los cinco días fue hallado el cadáver. Las autoridades hallaron una pesa atada a sus pies para que quedara hundido. La hijastra guió a los policías para que lo encontraran, luego de recibir un significativo mensaje de texto de su novio: "Te dejé un premio en el patio", publicó el diario Clarín. La esposa de la víctima padece esquizofrenia y según los vecinos mantenían una relación violenta. Tras el testimonio de la hija, la Policía comenzó la búsqueda de Gorosito. Según determinaron, tenía antecedentes por abuso sexual, robo calificado y violencia doméstica. Además, era amante de su suegra.La mujer fue detenida y quedó imputada por homicidio calificado por el vínculo, la premeditación y la alevosía. En la última semana la Policía recibió la noticia de que Gorosito había regresado a la ciudad. "Lo detuvimos el domingo a la mañana, tenía pedido de captura por homicidio calificado", detalló el comisario general Miguel Ángel Castelló, director general de Departamentales Sur. Rivarola mezcló durante varios días la comida de su esposo con los ansiolíticos que ella consumía por su enfermedad. Se los dio a comer. Se desvaneció y luego concretaron el plan. Para que no pudiera escapar, en el extremo de la cadena la mujer y su yerno ataron un bloque de cemento de unos 30 kilogramos de peso.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon