Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Huracán Harvey, a punto de desatar su furia contra Texas

logotipo de Associated PressAssociated Press 26/08/2017 Por MICHAEL GRACZYK y FRANK BAJAK, Associated Press

CORPUS CHRISTI, Texas, EE.UU. (AP) — Con el tiempo agotándose, decenas de miles de personas huían el viernes de la ruta del huracán Harvey, que ya como tormenta de categoría 4 se enfilaba hacia una amplia franja de Texas que incluye refinerías, plantas químicas y la ciudad de Houston, la 4ta más grande del país.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, advirtió que la tormenta causará “un desastre mayor”, y los pronósticos exhibían una escalofriante similitud con las condiciones del huracán Katrina, uno de los más mortíferos en la historia de Estados Unidos.

Harvey alcanzó la categoría 4 el viernes por la tarde, con vientos sostenidos máximos de 215 kilómetros por hora (130 millas por hora), informó el Centro Nacional de Huracanes.

"Sabemos que habrá millones de personas que sufrirán los efectos de esta tormenta", dijo Dennis Feltgen, portavoz y meteorólogo del Centro. "Rogamos que la gente le haga caso al personal de emergencia y busque refugio rápidamente”.

Las bandas de lluvia de la tormenta llegaron a la costa el viernes, así como un incremento en el nivel de la marea y fuertes vientos. Se prevé que el meteoro toque tierra el viernes por la noche o el sábado en la madrugada cerca de Rockport, un poblado pesquero y turístico ubicado a unos 48 kilómetros (30 millas) al noreste de Corpus Christi.

Si no pierde fuerza en forma significativa, Harvey llegará a la costa como el huracán más poderoso en golpear a Estados Unidos en 13 años.

Además de olas de hasta 4 metros (12 pies), se prevé que el meteoro arroje gran cantidad de lluvia, hasta 914 milímetros (3 pies). La inundación resultante, dijo un experto, podría ser “como nunca la hemos visto antes”.

Hal Needham, un experto en marejadas ciclónicas, dijo que los pronósticos indican que “es cada vez más probable que algo realmente malo va a ocurrir”.

Un investigador pronosticó que habrá daños que persistirán por meses o más.

“En términos de impacto económico, Harvey probablemente será igual que el huracán Katrina”, dijo Brian McNoldy, investigador de huracanes en la Universidad de Miami. “El área de Houston y Corpus Christi van a ser un desastre por largo tiempo”.

Antes de que la tormenta llegara, los propietarios de viviendas y de negocios se apresuraban a proteger sus propiedades. Un tránsito constante llenaba las carreteras que salen de Corpus Christi, pero aparentemente no había embotellamientos. En Houston, donde las evacuaciones masivas pueden incluir modificar el sentido de las carreteras para que todos los vehículos vayan en una sola dirección, las autoridades dejaron los patrones de tráfico sin cambios.

A tan sólo unas horas de que el huracán entre al estado, el gobernador y el alcalde de Houston emitieron comunicados contradictorios sobre las evacuaciones.

Después de que Abbott exhortó a más gente a huir, las autoridades de Houston le dijeron a la gente que permanezca en sus viviendas y no recomendaron evacuaciones generalizadas. El alcalde Sylvester Turner tuiteó el viernes: “Por favor piénselo dos veces antes de tratar de salir de Houston en masa”. El portavoz de las operaciones de emergencia en el condado Harris fue más directo, al tuitear: “EL GOBIERNO LOCAL CONOCE MEJOR”.

Los científicos advirtieron que Harvey podría traer fuerza suficiente para inundar condados ubicados a más de 160 kilómetros (100 millas) tierra adentro, y generar oleaje peligroso hasta Alabama y el extremo noroccidental de Florida, a 1.126 kilómetros (700 millas) de donde se espera toque tierra.

Para media tarde, el centro de la tormenta se ubicaba a unos 96 kilómetros (60 millas) al sureste de Corpus Christi, y se desplazaba a 17 kph (10 mph) en dirección noroeste.

___

Graczyk reportó desde Houston. Contribuyeron a este despacho los reporteros de The Associated Press Juan Lozano y Nomaan Merchant en Houston; Seth Borenstein y Catherine Lucey desde Washington; y Diana Heidgerd, Jamie Stengle y David Warren en Dallas.

image beaconimage beaconimage beacon