Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ibargüen y Rojas toman primer pulso a su duelo en Londres

logotipo de Associated PressAssociated Press 05/08/2017 Por ERIC NÚÑEZ, Associated Press

LONDRES (AP) — Juran que no están pendientes de la otra, ni de reojo.

Pero el duelo que Caterine Ibargüen y Yulimar Rojas protagonizan en el salto triple es de lo más apasionante del Mundial de atletismo.

Por el condimento de la rivalidad entre competidoras de países vecinos —la colombiana Ibargüen versus la venezolana Rojas— y por el choque generacional. Ibargüen, la dos veces campeona del mundo y reina olímpica de Río 2016, tiene 33 años y enfrenta a una adversaria 12 años menor que ella, y cuyo segundo lugar en Río le confirmó como la atrevida oponente dispuesta a pelearle la supremacía a la más veterana en la prueba.

El sábado, las dos sudamericanas que acaparan entre sí las seis mejores marcas de la temporada avanzaron sin sobresaltos a la final del Mundial de Londres.

Ibargüen aseguró su pase en el primero de tres intentos al registrar 14,21 metros, superando la marca que se exige para entrar a la definición de lunes.

“Me dediqué solo a ver lo que yo tenía que hacer”. Esa fue la seca respuesta de Ibargüen cuando la prensa le preguntó sobre si estaba pendiente de Rojas.

El empeño por sumar más títulos de la colombiana sigue intacto, y ahora va por un tercer título mundial: “No hay ninguna duda en mi mente. Ganar en Río fue poner la cereza en el pastel. Pero quedan más pasteles con varias cerezas, así que esta pueda ser otra".

La colombiana Caterine Ibarguen compite durante la ronda clasificatoria del salto triple en el Mundial de atletismo, en Londres, el sábado 5 de agosto de 2017. (AP Foto/Matthias Schrader). © The Associated Press La colombiana Caterine Ibarguen compite durante la ronda clasificatoria del salto triple en el Mundial de atletismo, en Londres, el sábado 5 de agosto de 2017. (AP Foto/Matthias Schrader).

Rojas, por su parte, no consiguió su clasificación hasta el segundo intento, con 14,52, para quedar con la segunda marca del sábado.

“Un poco de rabia porque en el primero me quedé un poco atrás de la marca y quería irme de uno solo, pero ya estoy en la final”, dijo Rojas.

Hace dos meses, en el marco de la Liga Diamante en Roma, Rojas venció a Ibargüen por primera vez. Fue apenas la segunda derrota sufrida por Ibargüen en los últimos cinco años. La venezolana también es dueña del mejor registro de la temporada, de 14,5.

Rojas prefiere ser mesurada sobre sus opciones: “Yo nunca me siento ganadora, ni digo que soy favorita. Solo me limito a hacer lo mío, trabajar y a demostrarlo en la final”.

Pero no puede ocultar su exultación e irreverencia juvenil, manifestada con el pelo que se ha teñido de verde como promesa “alocada” de salir campeona en la capital británica.

¿Piensa mucho en un oro?: “Sí, estoy durmiendo y sueño que estoy ganando esa medalla, es lo que más estoy ansiando este año, así que la voy a luchar y trabajar para conseguirla”, dijo Rojas, radicada en España desde el año pasada tras integrase a la sección de atletismo del FC Barcelona.

La crisis política y económica en Venezuela también está en su mente.

“Yo solo veo las cosas y eso. Estoy un poco triste por lo que pasa en mi país, pero bueno, me limito a estar centrada en mi competencia”, afirmó.

Ibargüen y Rojas no deben de perder de vista a Olga Rypakova, la campeona olímpica de 2012 que tuvo la mejor marca de la jornada al alcanzar los 14,57. Ibargüen llegó a encadenar una racha de 34 victorias hasta que la kazaja Rypakova le venció el año pasado en Birmingham, Inglaterra.

image beaconimage beaconimage beacon