Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Inmigración: Obama aguarda medidas de Congreso

logotipo de Associated PressAssociated Press 14/06/2014 Por JOSH LEDERMANAssociated Press

WASHINGTON (AP) — Para desaliento de muchos de sus partidarios, el presidente Barack Obama se abstiene de efectuar cambios en materia migratoria con medidas que podría tomar por su cuenta. En lugar de ello, pide a la Cámara de Representantes que lo haga, a pesar de que sobran las pruebas de que la mayoría republicana no abordará los problemas de millones de personas que residen en el país en situación irregular.

Esta semana, legisladores de ambos partidos declararon muertos los intentos de votar una reforma migratoria después que el presidente del bloque republicano, Eric Cantor, sufrió una inesperada derrota en las primarias a manos de un adversario que lo acusó de ser demasiado blando en la materia. Pero Obama sigue expresando esperanzas de que el Congreso haga algo.

El presidente Barack Obama habla en el jardín sur de la Casa Blanca, el 13 de junio de 2014. Partidarios del presidente se sienten frustrados porque en lugar de medidas que podría tomar unilateralmente sobre inmigración, prefiere enviar el asunto a los republicanos de la cámara baja. (AP Foto/Pablo Martinez Monsivais) © The Associated Press El presidente Barack Obama habla en el jardín sur de la Casa Blanca, el 13 de junio de 2014. Partidarios del presidente se sienten frustrados porque en lugar de medidas que podría tomar unilateralmente sobre inmigración, prefiere enviar el asunto a l

"Nuestra estrategia no ha cambiado", dijo la directora de comunicaciones de la Casa Blanca, Jennifer Palmieri. "El impulso para tomar medidas sigue correspondiendo a la Cámara de Representantes".

Esa posición le ha valido críticas a Obama por parte de partidarios de la reforma, quienes acusan al presidente de inacción. Ante todo, quieren que tome medidas inmediatas para reducir las deportaciones.

Pero la Casa Blanca quiere garantizar que si la reforma muere definitivamente en el Congreso, los republicanos no puedan echarle el fardo a Obama. El presidente espera que su estrategia permita más adelante a los demócratas a acusar a los republicanos de no abordar el problema de los inmigrantes en situación irregular.

No es como si Obama pudiera legalizar a 11,5 millones de personas de un plumazo.

El mes pasado, el secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson le presentó un conjunto de opciones que elaboró luego de una revisión ordenada por el presidente para adoptar una política de deportaciones más flexible, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca, que habló bajo la condición de anonimato.

Las opciones de Johnson eran estrechas y solo afectarían a pequeños grupos de inmigrantes en peligro de deportación, dijo la fuente: muy lejos del congelamiento general de las deportaciones que reclaman muchos partidarios de los inmigrantes.

___

Josh Lederman está en Twitter como http://twitter.com/joshledermanAP

image beaconimage beaconimage beacon