Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Investigan a los disidentes del "Caballo" Suárez

logotipo de LA NACION LA NACION 29/08/2017

La causa por los supuestos desvíos millonarios en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) tuvo ayer un ribete curioso: el juez llamó a indagatoria como sospechoso a uno de los ocho gremialistas disidentes que, con su denuncia, dieron origen hace dos años a la investigación que hizo caer a Omar "Caballo" Suárez.

Se trata del dirigente Alejandro Giorgi, quien se negó ayer a declarar ante el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, hasta conocer en detalle los informes que la intervención del gremio -a cargo durante un año de la macrista Gladys González- habría presentado en su contra.

La intervención del SOMU se originó en febrero de 2016, a partir de una serie de denuncias que activaron ocho opositores a Suárez, que fueron expulsados del gremio cuando todavía el jefe marítimo conservaba el poder.

Ninguno de ellos fue reincorporado a la organización sindical durante la intervención y Canicoba Corral los sumó al raid de indagatorias que tiene previsto hasta fines del mes próximo. Busca establecer si eran parte de la asociación ilícita de la que acusaron a Suárez.

Tanto Giorgi como el resto de los gremialistas desplazados por Suárez exigieron a Gladys González y a su reemplazante, Alfredo Bertonasco, la reafiliación. Sus pedidos fueron siempre rechazados y la pulseada se dirime en la justicia laboral.

A pedido del Gobierno, Canicoba Corral extendió la semana pasada la intervención en el SOMU por 180 días. También ordenó detener a Mario Morato, ex número dos de Suárez y quien también, como los disidentes, cuestionó la acción del juez y a la intervención. En paralelo, el Gobierno toma el SOMU como prueba piloto para avanzar en acuerdos para reducir los costos laborales.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon