Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Irak decreta descanso obligatorio ante una temperatura de 50 grados

logotipo de LA NACION LA NACION 11/08/2017

BAGDAD.- Más allá de la guerra, otro infierno vivió ayer Irak: durante el día, la temperatura llegó a tocar los 50 grados Celsius. El gobierno se vio obligado a decretar un día de descanso debido al excesivo calor que se registró en el país. El día feriado fue obligatorio para todos los empleados públicos. La capital, Bagdad, fue la más golpeada por la temperatura, pero también se registraron olas de calor en Basora y Mosul.

Anteanoche, el Consejo de Ministros publicó un breve comunicado en el que informó la decisión del primer ministro, Haider al-Abadi porque los pronósticos ya vaticinaban que el calor superaría los valores normales. El Departamento de Meteorología iraquí había anunciado la semana pasada que las temperaturas llegarían a los 51 grados en la mayor parte del país. Es la primera alerta de calor que emite Irak durante este verano, según el medio árabe Al Arabiya.

El año pasado, la temperatura máxima registrada en Bagdad fue de 51 grados y en Basora, en el sudeste del país, el termómetro llegó a 53. La región de Basora ya sufrió temperaturas récord a finales de junio: la vecina provincia de Juzestán, en Irán, registró un pico de calor de 53,7 grados, que según The Washington Post estuvo cerca de ser la temperatura más alta jamás registrada en el mundo.

Costumbre

La decisión de declarar feriados por las altas temperaturas es común en Irak. En 2016, el gobierno decretó dos días consecutivos de descanso obligatorio y en 2015 fueron cuatro días, porque los termómetros estaban marcando más de 50 grados a finales de julio.

Refugiados iraquíes esperan por un trozo de hielo al sur de Mosul, Irak © Suhaib SalemSuhaib Salem Refugiados iraquíes esperan por un trozo de hielo al sur de Mosul, Irak

Las olas de calor suelen provocar cortes de electricidad, que agravan la situación de la población. En algunos lugares públicos se han instalado duchas y chorros de agua para refrescarse, informó Gulf News, que también indicó que las calles se llenaron de vendedores que ofrecían bebidas frías, helados y sandías, y los taxistas iban con pañuelos mojados en la cabeza.

La intensidad del verano boreal también se hizo palpable en Europa, donde las temperaturas alcanzaron niveles récord durante varios días, hasta el punto que los ciudadanos decidieron nombrar al fenómeno "Lucifer".

Los expertos dicen que todo es parte de una misma tendencia: los veranos en general son cada vez más calurosos.

La canícula también trajo aparejados otros trastornos climáticos, como fuertes tormentas eléctricas con remolinos y una lluvia de granizo del tamaño de pelotas de tenis, que causó heridos en todo el país.

En el sur de Serbia, el calor llegó a ser tan intenso que se curvaron los rieles del tren y el servicio debió ser suspendido.

© El País, SL

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon