Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jorge Day: "Al exportador cada vez le queda menor margen para pagarle al productor"

logotipo de LA NACION LA NACION 23/08/2017

"¡Nos están sustituyendo!" Así rezaba una de las diapositivas que integraban la presentación de Jorge Day, economista senior del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) en Mendoza. La advertencia vino con una explicación posterior: el "problema de competitividad de la Argentina" hizo que, lentamente, el país perdiera market share en las exportaciones de economías regionales, dijo.

Así, en la comparación entre los promedios de 2006/2007 y 2015/2016, el descenso se dio tanto en los productos con alta cuota de mercado (como el aceite de soja y la harina de soja) como en los de baja cuota de mercado, como las aceitunas -retrocedieron de casi un 12% a un 5,5%-, el ajo y las manzanas. "El mundo crece, después de 2008, a menor ritmo, pero crece, y quiere comprar más. Y la Argentina tiene un problema de competitividad", reiteró.

El economista abordó las causas de esa baja en las exportaciones: "Hay un tema de rentabilidad. Al exportador cada vez le queda menor margen para pagarle al productor". Luego, repasó la brecha del aumento entre los costos y los precios con ayuda de una historia que tuvo como protagonistas a un odontólogo y a un productor de las economías regionales. "El odontólogo le vende sus servicios al mercado interno y sus costos son, en su mayoría, importados. Para el productor de las economías regionales es al revés: apunta a venderle al mercado externo y sus costos son internos, principalmente relacionados con la mano de obra", comenzó, y siguió: "Con un dólar barato, el odontólogo está feliz, porque sus ingresos en dólares son altos y puede importar sus insumos. El productor, no".

Analizó: "Las economías regionales deben ser el sector que más sufre con el dólar barato, porque hacia afuera no les rinde y hacia adentro los costos son altísimos". Mientras tanto, mostró un gráfico que representaba el crecimiento de los costos y los precios desde 2006 hasta 2017. Los precios aumentaron 50% en dólares durante ese período, "que no es poco", observó. Pero los costos en la misma moneda lo hicieron en un 160%. "Durísimo", comentó.

"¿Hacia dónde hay que apuntar?", se preguntó, luego de presentar el dilema de la pérdida de rentabilidad y de competitividad de las economías regionales. "Hay que apuntar a reducir costos, a impuestos, a logística", se respondió, y señaló que parte del gasto es en fletes, pero otra gran porción es un componente portuario.

Pero hasta en los sectores más empantanados hay luz al final del túnel, y Day explicó que "la parte positiva es que empieza a haber replanteos desde el punto de vista público y privado". En lo privado, apuntó, esos cuestionamientos están más relacionados con reducir costos y mejorar el rendimiento de los precios. "Tenemos varios productos en los que competimos con Chile y algunos rendimientos de ese país nos duplican", dijo.

Otro replanteo del sector privado, agregó, es la mecanización. Explicó que para las economías regionales el uso de tecnología para automatizar procesos no es tan "obvio" como en el agro pampeano porque se trata de producciones que requieren cuidados extra, como la uva.

El tercer replanteo que mencionó tiene que ver con la concentración y para eso utilizó el ejemplo de los vinos. "En la época buena surgen las bodegas boutique, pero cuando la cosa empeora se ven complicadas por los altos costos fijos. Entonces, grandes empresas empiezan a comprarlas y, a las que quedan, cada vez las complican más, porque pierden poder de negociación", ejemplificó. No obstante, a su juicio, la concentración también tiene ventajas y señaló que la reducción de costos y la mayor facilidad para la inversión en publicidad son dos de ellas.

Sobre los replanteos desde el sector público, opinó que hay mucho que se puede hacer en educación y en impuestos, pero también por el "efecto de expulsión o crowding out". Detalló que "cuando aumenta el gasto público, desplaza a la inversión privada porque, para financiarse, el Gobierno aumenta la tasa de interés". Eso desplaza también a las exportaciones, porque la Argentina se hace muy cara, dijo. Repasó el aumento del gasto público en la Argentina -cercano al 20% a inicios de los 2000 y al 30% una década después- y repitió que ese gasto "es el que más afecta a las economías regionales". Concluyó: "El sector está complicado, aunque tiene un gran potencial. Lo positivo es que ha llegado la época del replanteo".

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon