Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Juan Martín Hernández: "Estoy aprendiendo a entrar y a darme cuenta de lo que está faltando"

logotipo de LA NACION LA NACION 16/08/2017

PORT ELIZABETH, Sudáfrica.- ¿Se imaginan a Maradona de suplente? No debe haber pasado nunca más allá de sus inicios. Para Juan Martín Hernández , en cambio, se trata de una situación exenta de dramatismo, un proceso natural. Aunque alguna vez a él también le cantaron "Olé, olé, Diego, Diego", Hernández no es Maradona. Sí puede considerárselo uno de los tres jugadores más dotados de la historia del rugby argentino, y aun así hoy cumple una función impensada para una estrella: ingresar desde el banco. Al menos de esa manera se lo vio este año en la ventana de junio con los Pumas y en la mayoría de los partidos del Súper Rugby con los Jaguares.

A los 35 años, y tras superar una serie de lesiones graves (la más seria fue en la espalda, sufrida en 2009 cuando actuaba en los Sharks de este país), goza de una continuidad inusitada en su carrera y disfruta del rugby. Aunque lejos del nivel de superestrella que supo alcanzar, sigue siendo una pieza clave en la difícil transición que significó el ingreso en el Súper Rugby para nuestro país. Y todavía es capaz de entregar destellos de su magia, como los que produjo por ejemplo en el último partido ante Sudáfrica, no casualmente la última victoria de los Pumas ante un equipo del Tier 1, a la que le sucedieron nueve derrotas, o en los primeros partidos del año con los Jaguares, que coincidieron con la mejor producción de la franquicia.

Fullback en sus inicios con la celeste y blanca, primer centro durante toda la era Hourcade, Hernández vuelve a ser apertura como en sus tiempos de máximo esplendor, como el partido ante Irlanda en Parc de Princes durante el Mundial 2007, donde recibió aquella maradoniana ovación. La diferencia es que ahora corre de atrás en la lucha por la 10 con Nicolás Sánchez.

"Siempre me gustó más jugar de apertura. Después jugué de 12 porque el equipo me necesitaba ahí", dice Hernández. "Hoy Jero [de la Fuente] está en un gran nivel, está siendo de los más importantes del equipo y es un cambio natural que está perfecto que se dé así. Es producto de una renovación que se fue dando cuando De la Fuente empezó a jugar como lo está haciendo."

El debut en el Rugby Championship 2017 lo tiene otra vez en Sudáfrica, donde el sábado los Pumas se enfrentarán a los Springboks a las 12.05, hora argentina. Un escenario familiar, un rival que se ha convertido en un clásico en los últimos años. "Por ahí se dieron los partidos más lindos y más parejos con Sudáfrica", explica Hernández. "Tiene un estilo bastante parecido al nuestro, la misma entrega, la misma pasión, el mismo amor por la camiseta. Entonces, cada vez que nos enfrentamos se dan grandes partidos. Eso nos da confianza."

-En la ventana de junio mostraron cosas muy buenas pero no les alcanzó para ganar. ¿Qué les está faltando?

-Es un trabajo bastante mental. Son detalles muy pequeños que estamos tratando de agregarle a nuestro juego. Después hay que extender por más tiempo las cosas que hicimos bien adentro de la cancha y esos detalles son las que harán que las cosas malas no estén más o bien se reduzcan. Son cosas muy chiquitas y muy específicas, pero que hacen la diferencia.

-¿Cómo se trabaja eso? ¿Es algo que sólo se aprende en la cancha?

-Sí, te lo da el tiempo. Después hay cosas para las que podés estar mejor preparado, estudiando más a tu rival. Ahí está también la inteligencia del jugador para preparar mejor el partido.

-Los errores mentales se produjeron en los pasajes finales de los partidos. Al saltar a la cancha en esos momentos y al ser uno de los más experimentados del grupo, ¿siente que tiene una responsabilidad mayor?

-No es al final, porque nos marcaron tries durante todo el partido. ¿Por qué juzgar lo de lo último y no lo del principio? Hay que analizar todo el partido. En los últimos 10 minutos no nos hicieron tantos puntos, pero fueron los que marcaron la diferencia. Y la responsabilidad yo creo que es de todos. ¿Cómo yo puedo aportar? Cada vez que pasa algo, remarcarlo, usar bien las palabras, las formas y los momentos para indicarlo. Entrar en los últimos minutos es nuevo para mí. Estoy aprendiendo a entrar y darme cuenta de lo que está faltando, si un partido está para ganar, para controlar o para aguantar.

-¿Se pusieron algún objetivo de resultados para este Rugby Championship?

-No sería muy inteligente pensar así. Nos está costando conseguir triunfos, pero tenemos que seguir sumando para que el equipo pueda competir de igual a igual con los mejores del mundo. Al margen del resultado, lo que hay que analizar al final del torneo es si hubo crecimiento. Mejoramos en varios aspectos del juego que hay que ir ratificando y sumando otros para estar a la altura de los mejores en el largo plazo.

-¿Cómo ve este proceso de cara al Mundial?

-Falta bastante, pero es espectacular la inclusión en el Súper Rugby. Este año ganamos una experiencia más como equipo y quedan otros dos, que ojalá cuando termine el Mundial hayan servido de algo. Más allá de eso, los Mundiales son particulares, pero creo que si el equipo sigue sumando experiencia año tras año, sin abandonar, va a andar bien.

-¿Qué les dejó este Súper Rugby?

-Fue muy parecido al primero en cuanto a los altibajos. Arrancamos bien, después en el medio más o menos, y terminamos con dos partidos buenos. Es más de lo mismo, de tratar de mantener un mismo nivel durante todo el año. Que es muy difícil y por ahí la gente en la Argentina no está acostumbrada, pero hablando con un entrenador de Australia me contaba que el Súper Rugby es así: podés ganar contra el mejor y en un día difícil podés perder contra el peor. Ellos están más acostumbrados, ya que tienen mucha más experiencia, tanto jugadores y entrenadores como el público, cuando nosotros todavía no. Por ahí perdemos con Kings y la gente ya empieza a impacientarse. Es así el exitismo argentino.

-¿Y de positivo?

-Un año más de experiencia que sumará al que viene, y así sucesivamente. Hicimos lindos tries, atacamos muy bien, tuvimos una serie en la Argentina en la que ganamos tres partidos seguidos y estuvo muy linda. Hay que desear que esas tres semanas se conviertan en cinco, después en seis, y así sucesivamente.

-¿En qué están poniendo énfasis para el sábado?

-En mantener nuestro juego la mayor parte del tiempo. Enfocados mucho en la defensa, en la salida de nuestro campo y en anticiparnos mucho al contacto, que va a ser muy agresivo por parte de ellos. Tenemos que mejorar en defensa, porque en junio recibimos muchos puntos.

Hourcade prueba

Termina la práctica en una de las canchas del Pearson High School, de Port Elizabeth, y los Pumas se acercan a los estudiantes para sacarse fotos: un momento de distensión, de sonrisas tras el esfuerzo. Fue una exigente sesión en la cual ajustaron detalles para el debut del sábado próximo en el Rugby Championship 2017 ante Sudáfrica. El entrenador, Daniel Hourcade, probó una formación con Tuculet; Moyano, Orlando De la Fuente y Boffelli; Sánchez y Landajo; Lezana, Senatore y Matera; Lavanini y Petti; Pieretto, Creevy y Tetaz Chaparro. La alineación será confirmada mañana.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon