Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Líderes de resistencia a Trump piden ver más allá de Rusia

logotipo de Associated PressAssociated Press 11/08/2017 Por BILL BARROW, Associated Press

ATLANTA (AP) — El movimiento de resistencia que ha florecido con el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca no necesariamente arde en deseos de que la investigación de la injerencia rusa en las elecciones ponga fin a su presidencia: prefiere derrotar a Trump y los demás republicanos en las próximas elecciones y ganar la discusión sobre el rumbo que debe tomar el país, no sobre la aptitud de Trump para el cargo.

Los activistas de centroizquierda reunidos en la convención anual Netroots Nation este fin de semana en Georgia dicen que están al tanto de la investigación del fiscal independiente Robert Mueller sobre la posible colaboración entre agentes rusos y el círculo íntimo de Trump, pero dicen que la obsesión por las órdenes de cateo o el clamor por declarar inapto al presidente distrae a la gente de la discusión política más amplia y de las elecciones legislativas de 2018, cuyos resultados perdurarán más allá de la presidencia de Trump.

"Este gobierno es un incendio en un basurero, pero eso significa que los miembros del movimiento tienen que concentrarse en todo, en la acción", dijo Ericka Perrson, dirigente del Partido Familias Trabajadoras. "Rusia, esa investigación puede servir a veces como truco de magia. Uno mira la mano que se agita en el aire y no ve lo que sucede aquí".

La tarea inmediata es mantener la presión sobre los legisladores demócratas cuando se reanuden las sesiones y la mayoría republicana intente aprobar la reforma del código fiscal, busque la manera de financiar al gobierno y siga abordando el seguro de salud, dijo Leah Greenberg, una fundadora del grupo Indivisible, al que algunos llaman el “Tea Party” de la izquierda.

"Nos concentramos en los asuntos en los cuales los votantes tienen peso en este momento", afirmó.

El objetivo a largo plazo, dicen Greenberg y otros, es fácil de explicar aunque no de realizar: ayudar a los demócratas, en particular a los de centroizquierda, a ganar gobernaciones, bancas legislativas e incluso de juntas escolares locales para que la izquierda pueda hacer algo más que defenderse.

La estrategia indica que las divisiones entre los líderes demócratas, los activistas de izquierda y los grupos convencionales defensores de derechos no son tantas como parece y sin duda ayudaría a los jefes del partido en el Congreso. Los líderes de los bloques demócratas en la cámara baja, Nancy Pelosi y el Senado, Chuck Schumer, no quieren saber de nada con un proyecto de inhabilitación del presidente presentado por un puñado de legisladores de izquierda que quieren acusar a Trump de obstruir la acción de la justicia.

Esa clase de iniciativas, dicen, da ánimos a la base republicana y un paso tan drástico llevaría a la presidencia al vicepresidente Mike Pence.

image beaconimage beaconimage beacon