Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La apuesta tecnológica del Gobierno para evitar otro caso "José López"

logotipo de LA NACION LA NACION 30/08/2017

La faceta más conocida del ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, estuvo relacionada con el manejo de los fondos para rutas. Su fama por esa tarea está bien justificada: se trataba de uno de los presupuestos más grandes del Estado, desde donde se otorgaron proyectos de manera discrecional a las empresas de Lázaro Báez, que está preso al igual que el ex funcionario. Pero las irregularidades en la gestión de López van más allá del negocio vial. Sucede que también manejaba los recursos que destinaba el Estado a la construcción de viviendas sociales, donde se encontró que el Gobierno había puesto fondos millonarios para proyectos con escaso o nulo grado de avance.

El Gobierno usará drones para monitorear que las viviendas sociales se construyan © LA NACION El Gobierno usará drones para monitorear que las viviendas sociales se construyan

Para evitar esa clase de inconsistencias, la Secretaría de Vivienda y Hábitat, a cargo de Domingo Amaya, echó mano de la tecnología. Entre el año pasado y los primeros meses de este año se auditaron con drones cerca de un 50% de los proyectos vigentes en materia de construcciones para los sectores menos beneficiados.

La ayuda de los vehículos aéreos no tripulados (VANTs, como se los definen en la nomenclatura oficial) cambió la manera de supervisar esta clase de proyectos. El servicio cuesta unos $ 13.000 por hora, pero la nave puede supervisar en un minuto el equivalente a una hectárea, mucho más rápido que un grupo de personas a pie.

Los drones permiten corroborar un hecho fundamental: si las viviendas para las que el Estado giró fondos fueron construidas, o si los recursos se desviaron para otros fines.

Era una práctica habitual en el kirchnerismo. Según una auditoría que hizo la administración de Mauricio Macri apenas llegó al Gobierno, en la gestión de López en 2015 se desviaron a otras tareas por lo menos $ 13.544 millones que tenían como objetivo reducir el déficit habitacional.

Las imágenes, además, tienen trazabilidad. En otros términos, se puede saber con exactitud que corresponden a un lugar determinado. Cuando se encuentran irregularidades, eso las convierte en un elemento de prueba fácil de utilizar en una causa judicial, algo que el Gobierno ya hizo.

Caso testigo

Uno de los emprendimientos en el que se encontraron irregularidades en la zona de Alto Comedero, en Jujuy, en viviendas que debía desarrollar la Tupac Amaru, de Milagro Sala. Allí se encontraron obras que debían estar terminadas en 2007, pero aún no finalizaron. Por las demoras, además, sufrieron el deterioro que provoca el paso del tiempo sobre las construcciones. Es una dificultad que los técnicos encontraron en varias locaciones.

Desde 2016 hasta este mes los drones relevaron 16951 viviendas en 10 provincias. También 106 habitats, donde revisan la infraestructura, el alumbrado, el cordón, la cuneta, el asfalto y las colacas, principalmente.

Las auditorías con drones detectaron varias inconsistencias. Entre ellas, proyectos en los que se construyeron menos casas que las previstas, algo que supone el desvío de fondos, o unidades no agrupadas (en otra locación diferente a la pactada), donde es posible que se haya cambiado discrecionalmente la ubicación de algunas viviendas para favorecer a ciertas personas.

"Como Estado tenemos que utilizar la tecnología para hacer los controles necesarios que nos permitan determinar que las obras se hagan y, a su vez, generar transparencia y tranquilildad a la gente", explicó Amaya ante la consulta de La Nación. "Esto demuestra la voluntad política del presidente Macri y del ministro Frigerio de que de una buena vez por todas la obra pública sea sinónimo de alegría y felicidad, y nunca más de corrupción", completó.

También aparecieron en Chaco y Tucumán viviendas que estaban en locaciones distintas a las acordadas con el Gobierno.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon