Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Bolsa, atenta a quién gane hoy las PASO (y por la diferencia de puntos)

logotipo de LA NACION LA NACION 13/08/2017

Llegaron finalmente las PASO. Análisis sobre cómo se llegó a las mismas y de qué podrá pasar después, sobran. Los movimientos de las cotizaciones, con marcada volatilidad en el último tiempo, es un fiel reflejo de ello.

De hecho, puede no haber unanimidad al analizar qué tan importante es lo que parece ser una primera vuelta, pero sí hay consenso sobre que el antes y el después de este domingo tendrá impacto concreto sobre los precios de los activos financieros.

El mercado ya se movió al ritmo de lo que marcaban algunas encuestas en las últimas semanas. Y los precios descuentan hoy parte de un determinado escenario, probable, pero no el único posible. En concreto, si lo que se contempla son los movimientos recientes en los activos financieros, lo que se priceó en parte es un resultado desfavorable para el Gobierno.

Para fijar una fecha, hay que tomar como dato la confirmación de la precandidatura de Cristina Kirchner, el 23 de junio, y los cierres de este viernes. En este lapso, el dólar oficial saltó 9,5% y el informal, poco menos del 12%. En las acciones, la selectividad fue fuerte, el índice MAR (sólo considera papeles atados al riesgo argentino) subió 1,5%, pero aún opera más de 5% debajo de sus máximos. Mientras que en los bonos las bajas acumuladas llevaron a que el EMBI Argentina presente una suba más del 5% contra uno de Brasil que, por ejemplo, cayó cerca de 10% en igual plazo.

Ahora, ¿qué puede pasar desde mañana? La primera reacción y la más inmediata lógicamente responderá a lo que pase en la provincia de Buenos Aires.

En consecuencia, la realidad es que no sólo se estará atento a quién gane esta tarde, sino al diferencial con que obtenga el triunfo. No es lo mismo que la ex presidenta sea primera con más de cinco puntos sobre Bullrich, a que tenga una diferencia menor. Ni que esa diferencia sea sobre una base menor al 35%, o bien cercana o mayor al 40%.

Esto será en concreto lo que termine definiendo la reacción de los precios. Por ejemplo, un triunfo de CFK contundente, y muy por arriba de Bullrich, se espera que tenga un impacto negativo sobre la coyuntura financiera (al menos, de corto).

Presión alcista sobre el dólar, que igualmente debería estar limitado en su suba, ante un BCRA que saldrá a intervenir para evitar complicar otras variables y sumar mayor incertidumbre a la ya propia del proceso. El tipo de cambio en este escenario, incluso, podría ir por un piso más arriba que el actual -ya en la zona de $ 18/18,5, hoy considerada pero como techo-. Lo que tampoco se evitará es tener un costo en términos de tasa de interés, sea subiendo las tasas ofrecidas actualmente o postergando un recorte.

También habrá impacto sobre la renta fija y variable. En la primera, la mayor presión se observaría sobre los bonos más largos -que podrían volver a rendimientos por arriba del 8%-, entendida dentro de un escenario posible de mayor volatilidad y ruidos respecto del financiamiento necesario para sostener la política de ajuste fiscal gradual. Mientras que en las acciones, aún más expuestas a esta posible mayor volatilidad y corrección, los sectores que han acumulado una mejor performance impulsados por las políticas del Gobierno, como el de energía, serían los más afectados.

¿Qué pasa si, en cambio, la ex presidenta resulta finalmente segunda este domingo, o si el diferencial con Bullrich es bajo? En este caso la reacción de las acciones y los bonos sería positiva, aunque no evitaría cierta volatilidad hasta octubre, en donde recién se terminaría definiendo la elección. Las acciones de bancos -BMA y GGAL- y del sector de la energía -PAMP, EDN, CECO, TGS, TGN- podrían verse favorecidas ante un resultado favorable para Cambiemos.

Se podría observar también una reducción del riesgo país de la Argentina, en un escenario externo que se mantiene favorable para el riesgo emergente. La parte más larga de la curva sería la que mejor performance presente en este escenario. Mientras que el tipo de cambio se espera que caiga fuerte, aunque sí podrá ganar cierta estabilidad.

El techo de corto plazo, en este caso, se ubicará de forma más clara en la zona de los $ 18; aliviando al BCRA. De hecho, en este punto, lo más probable es que el salto más fuerte en el dólar ya se haya observado.

www.portfoliopersonal.com

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon