Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La cena compartida entre River y Atlas: cómo los dirigentes organizaron la sorpresa para los jugadores

logotipo de LA NACION LA NACION 16/08/2017

Todo fue un secreto. Una pequeña y emotiva sorpresa planeada por la dirigencia de River, con la complicidad de la de Atlas. Hasta llegar a los vestuarios, ninguno de los protagonistas del duelo por la Copa Argentina supo lo que les esperaba cuando la noche del martes comenzaba a darle lugar a la madrugada del miércoles. Porque Salta no fue una cita más para ninguno de los dos planteles y la idea de que esto sucediera fue de Rodolfo D'Onofrio, presidente millonario.

Todo comenzó en una charla con el entrenador Marcelo Gallardo, a quien le comentó la posibilidad de organizar una cena diferente, dando un ejemplo de lo que ambos pretenden como institución. A partir de allí, se inició la organización, de la que también participó Maximiliano Ambrosio, presidente del equipo de General Rodríguez.

"Organizamos todo el día anterior al partido. Con el primero que hablé fue con Gallardo, antes de que viajaran ya que yo no podía ir por la presentación de la Superliga. Planteamos que sería muy bueno hacer una comida para invitar a los jugadores. Entonces lo llamé a Ambrosio y quedamos en hacerlo. River los invitaba y lo armábamos en secreto para que ninguno de los dos planteles supiera y el partido se jugara sin ninguna otra motivación", cuenta D'Onofrio en diálogo con LA NACION.

Para la ocasión, se preparó el Hotel Sheraton de cara a la velada futbolera, y ambas dirigencias decidieron guardar absoluta mesura. Por eso, hubo que esconder lo que pasaba. "Cuando terminó todo, River invitó a la delegación de Atlas al hotel, donde ya se había programado todo con pequeñas mentiras. Les habíamos dicho a nuestros jugadores que iban hinchas. Era imposible decir otra cosa porque había cerca de 40 lugares extra. Y lo mismo hizo Atlas diciendo que iban ir a comer afuera para mantener el secreto. La verdad que son las cosas que nos gustan: el fútbol es un juego y es importante que exista camaradería y la humildad. Yo lo he vivido con el rugby", agrega el presidente millonario.

River quiere hacer entender que el fútbol es un juego. Hay rivalidad y pasión, pero los jugadores pueden convivir. Demostramos que es mucho más que un producto para la TVRodolfo D'Onofrio

"Lo que busca River es hacer entender que el fútbol es un juego, que hay rivalidad, que hay pasión, pero que lo importante es que los jugadores son compañeros, sean profesionales, semi-profesionales o amateur. Después en la vida se van encontrando. Yo lo vivo en el rugby, siempre hay un almuerzo antes del partido con ex jugadores y dirigentes, y después se juntan los dos equipos. ¿Por qué se puede hacer en algunos deportes y no en el fútbol? Por lo menos lo hicimos una vez para ir marcando un camino. Demostramos que es mucho más que un producto para la TV. Es un juego con entusiasmo, pasión y los jugadores pueden convivir", señala D'Onofrio. "Es nuestra manera de pensar. Es natural, pensamos así, somos un equipo de gente que cree en trabajar con humildad, transparencia y hacer las cosas sin ruido. La comida se viralizó en las redes pero nuestra intención no fue hacer un ruido previo".

Pese a que no pudo viajar a Salta, el presidente millonario se comunicó en estas horas con los dirigentes de General Rodríguez y ellos le comentaron las sensaciones de lo vivido. "Los dirigentes de Atlas me transmitieron el agradecimiento, la felicidad, y yo también les agradecí a ellos. Vivimos un momento importante. Hay que terminar con la locura que se vive. Si cada uno aporta un poquito, el fútbol va a poder vivir con más tranquilidad y vamos a poder entender que simplemente es un juego".

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon