Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Corte bajo fuego: ¿quién demoró la jura de Pais?

logotipo de LA NACION LA NACION 19/08/2017

El macrismo logró finalmente enviar a juicio político al camarista Eduardo Freiler y a pesar de que el procedimiento no fue justamente prolijo, en el entorno del Presidente lo festejaron con euforia.

En la Casa Rosada le reconocían méritos al ministro de Justicia, Germán Garavano, de un modo no del todo elogioso porque celebraban que "por fin" se hubiera puesto el casco para dar una batalla exitosa.

Los comentarios en la sede del Gobierno también destacaban que el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, no había decidido demorar el juramento por su sola voluntad y se declaraban agradecidos con los otros jueces del alto tribunal. En el conjunto de los "otros jueces" que aludían en el Gobierno se destacaban, lógicamente, los últimos en ingresar al tribunal: Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz. A los "otros jueces" les adjudican haber gestionado la "ventana" para suspender a Freiler mientras el senador Mario Pais esperaba en un pasillo del Palacio de Tribunales para una jura que llegó demasiado tarde.

En un primer momento, Pais había sido citado temprano para jurar en la Corte Suprema y asumir su lugar en el Consejo de la Magistratura. Pero al llegar se enteró de que debía esperar hasta que terminara una audiencia convocada por el pedido de Salta para extender la educación religiosa a las escuelas públicas. Finalmente, el senador juró ante los miembros del tribunal después del mediodía.

Para entonces, el Consejo de la Magistratura, con una mayoría oficialista circunstancial, había aprobado la suspensión del camarista Eduardo Freiler. Los teléfonos entre la Casa Rosada y la Corte Suprema habían cruzado llamadas con insistencia.

A diferencia de las explicaciones del Gobierno, en el kirchnerismo creen que fue Lorenzetti el encargado de abrir la "ventana" de oportunidad para suspender a Freiler.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon