Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La demora de la Justicia salvó a Boudou ante su primer juicio

logotipo de LA NACION LA NACION 05/08/2017
Boudou escuchó serio y en silencio el fallo; después festejó con sus abogados © Santiago FilipuzziSantiago Filipuzzi Boudou escuchó serio y en silencio el fallo; después festejó con sus abogados

Los tiempos de la Justicia ayudaron a Amado Boudou. El ex vicepresidente fue sobreseído ayer en su primer juicio oral por prescripción del delito de falsedad ideológica por el que estaba acusado. La Justicia demoró ocho años en investigar la supuesta adulteración de datos que habría aportado el ex funcionario para la transferencia de un vehículo, un delito poco complejo.

Boudou fue sobreseído por mayoría por el Tribunal Oral Federal N° 1, que directamente no se expidió sobre la acusación contra el ex vicepresidente por la supuesta falsificación de los papeles de su Honda CRX 92 durante la transferencia del auto en 2003, antes de ser funcionario. La fiscalía lo acusaba de haber incluido información falsa, como un domicilio inexistente y adulteraciones en distintas fechas, para perjudicar a su ex esposa en la división de bienes.

Los jueces Gabriel Vega, José Michilini y Adrián Grünberg absolvieron a la única funcionaria involucrada al momento del hecho, la entonces titular del Registro Automotor N° 2, Graciela Taboada de Piñeiro, al considerar que no había cometido un delito. Los fundamentos en que se basó el tribunal para dictar sentencia serán entregados la semana próxima. La decisión clave para el beneficio de Boudou fue la absolución de Taboada de Piñeiro, ya que cuando una funcionaria pública está imputada, la prescripción queda anulada. Al ser absuelta, ese beneficio se activó para el ex vicepresidente.

En el momento de la supuesta irregularidad, Boudou no era funcionario, según detallaron fuentes judiciales.

La prescripción para el delito de falsedad ideológica es de seis años.

La causa había sido iniciada en septiembre de 2009, cuando Boudou era un ministro de Economía con un futuro político en ascenso.

La instrucción del caso quedó a cargo del juez federal Claudio Bonadio. El magistrado le tomó declaración indagatoria al entonces vicepresidente cinco años después, en julio de 2014. El escenario político había cambiado: Boudou ya se había convertido en uno de los símbolos de la corrupción después del caso Ciccone.

La causa fue elevada a juicio en diciembre de 2014; entre distintos recursos, la Justicia demoró otros dos años y medio en sentar a Boudou en un juicio oral, el primero de los tres que le esperan en los próximos meses.

La decisión del TOF será apelada por la fiscal Stella Maris Scandura y será revisada por la Sala IV de la Cámara de Casación. Este tribunal revirtió en los últimos meses tres casos de corrupción prescriptos (IBM-Banco Nación, Tandanor y Mafia del Oro) y ordenó, en todos esos casos, volver a realizar el juicio oral.

Después de escuchar el fallo, Boudou se cerró el saco, se puso de pie, le dio la mano a todos los abogados y se fundió en abrazos, uno por uno, con todos sus amigos. Se emocionó hasta las lágrimas. El momento más sentido fue el largo abrazo a su ex pareja, Agustina Seguín, también absuelta, que lloraba desconsoladamente de emoción.

Salió sonriente por la puerta lateral acompañado por una decena de amigos que lo habían acompañado. Se subió a la camioneta Grand Cherokee de su amigo Manuel Quieto, el vocalista de la banda La Mancha de Rolando, y dejó los tribunales poco antes de las 16 sin hablar con la prensa.

Alegato

"Los testimonios y las pericias marcan con contundencia la realidad. Nada quise ocultar, nada quise esconder. Quedó demostrado que no hubo perjuicio a terceros. Soy inocente", había dicho a la mañana en el último alegato ante el tribunal. "No inserté ningún dato falso en ningún instrumento público", agregó en su breve intervención.

Este sobreseimiento puede resultar clave para Boudou, porque si era condenado ayer, su libertad podía correr riesgo en el juicio oral por el caso Ciccone. Aunque todavía no hay plazos, el TOF N°4 fijaría fecha en los próximos días y el proceso concluiría antes de fin de año.

El ex vice está procesado por cohecho y negociaciones incompatibles por la apropiación de la imprenta.

La Justicia avanza con otro expediente. Boudou está también procesado por la compra de automóviles de alta gama para el Ministerio de Economía en 2009, cuando se desempeñaba como titular de esa cartera.

El fiscal Ramiro González pediría la elevación a juicio oral en los próximos días, informaron fuentes judiciales.

Aunque el TOF N°1 no se expidió ayer sobre las pruebas aportadas para la supuesta falsificación de tres formularios en la transferencia del Honda CRX 92 descapotable de Boudou, la fiscal Stella Maris Scandura había pedido tres años de prisión para el ex funcionario por distintas irregularidades.

Las firmas de Boudou, su apoderado y la escribana eran falsas, el número de motor del vehículo estaba adulterado, la verificación policial también era falsa y un sello era apócrifo.

Boudou sostuvo que la responsabilidad de esas maniobras era de sus gestores.

El ex vicepresidente argumentó que los gestores perdieron el formulario 08 que les entregó y que , como consecuencia, falsificaron los documentos para completar el trámite.

Por último, el domicilio entregado por Boudou también era inexistente: cambió el domicilio de la calle Berón de Astrada para quedar bajo jurisdicción del Registro Automotor N°2 (que le habría permitido hacer el trámite en esas condiciones), pero la altura informada no existía.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon