Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La destituida fiscal de Venezuela comparó al régimen de Nicolás Maduro con la última dictadura argentina

logotipo de LA NACION LA NACION 26/08/2017

"El Gobierno [de Venezuela] ha armado a grupos civiles. Éstos aterrorizan a la población sin ser perseguidos judicialmente. Los métodos son los mismos que los del terror en la dictadura militar argentina de los años 70".

La destituida fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, que huyó a Colombia, comparó así la última dictadura militar argentina con el régimen de Nicolás Maduro , del que se alejó en los últimos meses y el que finalmente la destituyó a comienzos de este mes a través de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), integrada únicamente por chavistas.

En una entrevista con la revista alemana Der Spiegel, la ex fiscal general dijo que el gobierno de Maduro, "su segundo", Diosdado Cabello, y su "camarilla" gobiernan "sólo y exclusivamente para servir a sus propios intereses". "El pueblo no les interesa; los pobres, tampoco", agregó Ortega, quien supo integrar la mesa chica del gobierno de Hugo Chávez y hoy es una de las principales enemigas del presidente venezolano.

"Hoy nos enfrentamos a un grupo de gente que no son hombres de Estado, sino criminales", agregó, según consignó la agencia EFE.

En cuatro meses de protestas contra el gobierno -entre abril y julio-, en medio de una fuerte crisis económica e institucional, murieron por lo menos 125 personas a causa de la represión de las fuerzas de seguridad.

La represión dejó más de 120 muertos en cuatro meses de protestas © LA NACION La represión dejó más de 120 muertos en cuatro meses de protestas

Ortega Díaz reiteró en la entrevista con la revista alemana las denuncias que hizo en los últimos días, cuando estuvo en Brasil: que tiene documentos que pueden comprometer a Maduro, en los que se apunta que obtuvo dinero público, destinado en un primer momento a la compra de alimentos, a través de una empresa mexicana. También dijo que la constructora brasileña Odebrecht pagó 100 millones de dólares a familiares de Diosdado Cabello, hombre fuerte de la recién electa Asamblea Constituyente, a través de una compañía española.

Sobre las denuncias de que el Gobierno venezolano pudiera estar involucrado en el narcotráfico, Ortega evitó una respuesta directa y sólo apuntó que va "paso a paso" y que quiere, en primer lugar, ocuparse de "la corrupción". "No quiero disparar toda mi munición a la vez", aseguró.

Además, denunció que Maduro ha organizado una campaña de "acoso político" contra ella y su círculo más próximo: se "nos ha perseguido sistemáticamente a mí, a mi familia y a mis compañeros de trabajo en la fiscalía", sostuvo.

De hecho, afirmó que "desgraciadamente" tampoco se siente segura fuera de Venezuela ya que tiene "informaciones de que se han mandado sicarios a por mí en Colombia", donde se encuentra en este momento, aunque agregó que todavía no sabe dónde residirá, ya que recibió ofertas de asilo de varios países.

También teme por las personas que la han ayudado a salir de su país y por eso evita explicar cómo escapó. "No quiero dar detalles porque así pondría a algunas personas en peligro. Si el Gobierno descubre dónde y cómo abandoné el país, manda a sus secuaces detrás de quienes me ayudaron", explicó la ex fiscal, hoy reemplazada por Tarek William Saab, por decreto de la Asamblea Constituyente.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon