Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La fórmula de Marcelo Bielsa no tiene fecha de vencimiento

logotipo de LA NACION LA NACION 07/08/2017

"Un buen entrenador debe acercar al jugador a su máximo potencial, o descubrirlo. Esa es su principal función y la que debe ocuparlo todos los días en su trabajo". Es una frase que pertenece e identifica a un personaje obstinado como Marcelo Bielsa . No es sencillo inocular ideas que los demás puedan sentir como propias, pero es evidente que para el entrenador argentino eso no representa un problema. Un par de meses con un grupo, una buena cantidad de conceptos concretos y parece que todo fluye. De eso se trata el asunto, de convencer y en ese terreno el entrenador de 62 años es todo un especialista. No con una bolsa de palabras sin sentido, sino con un libreto probado: Lille, su nueva aventura en Francia, debutó con un contundente 3-0 ante Nantes con todos las señas particulares del rosarino.

En los detalles se resuelven los juegos, aseguran los eruditos de la pelota; la configuración del tercer gol de Lille fue toda una demostración que la idea de Bielsa está impregnada en el juego del equipo francés. La acción comenzó en el arco propio y con tres toques, más la proyección del lateral izquierdo, alcanzó para poner de cara al gol a Anwar El Ghazi.

"Creo que merecimos los goles que anotamos, y el resultado es justo. Veremos si podemos mantener el ritmo y la velocidad que queremos durante toda la temporada", dijo Bielsa, tras una victoria que llegó casi dos años después de su último partido oficial al frente de Olympique de Marsella, su primer equipo en la Liga de Francia. En el banco del Nantes se sentó el italiano Claudio Ranieri, que el año pasado fue campeón de la Premier League inglesa con el Leicester.

El entrenador argentino pudo, en su primer duelo oficial con este equipo con mayoría de juveniles (tiene un promedio de edad de 23 años), demostrar que su marca distintiva, la presión alta y la verticalidad ofensiva, son cuestiones que no se negocian.

"Es demasiado pronto para sacar conclusiones, faltan seis o siete meses para eso. Nuestro nivel de juego fue muy alto y nuestro arquero (Mike Maigman) fue un pilar para nuestro equipo. Trabajamos durante dos meses y estábamos deseosos de competir oficialmente, se notó eso", explicó el rosarino.

Es una verdadera revolución lo que provoca Bielsa. No sólo por su estilo sino por su carácter. Impone condiciones y exige que todos mantengan su mismo nivel de compromiso. Y lo que logró en este primer paso fue todavía más impactante, porque la formación titular tuvo cinco refuerzos: Luiz Araujo, Thiago Mendes, Kevin Malcuit, Edgar Lé y Touré; el ex Newell's Ezequiel Ponce y Thiago Maia ingresaron desde el banco. Un equipo prácticamente nuevo, que supo interpretar una idea que encanta a todos en Francia. Tanto que no sólo en los días previos medios como L'Equipe o France Football le dedicaron varias páginas a Bielsa, sino que ayer en la portada de L'Equipe apareció el título: "Primer Festival de Lille"; en el reporte del partido ante el Nantes de Ranieri se leyó: "Bielsa paró un esquema 3-3-3-1 con la marca del entrenador: presión y velocidad".

Acento argentino

Goleó el Olympique de Marsella de Lucas Ocampo

Olympique Marsella, con Lucas Ocampos como suplente, venció a Dijon, por 3-0, en uno de los encuentros de la primera jornada de la Liga 1 de Francia. Además, el enganche santafesino Valentín Vada fue titular en el Bordeaux que igualó 2-2 con Angers. El jugador surgido en la Escuela Proyecto Crecer de San Francisco, de 21 años, fue reemplazado a los 25 minutos de la segunda mitad.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon