Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La interna kirchnerista se coló en la Plaza

logotipo de LA NACION LA NACION 26/05/2014 La Nacion
La interna kirchnerista se coló en la Plaza © Copyright 2012 SA LA NACION | Todos los derechos reservados La interna kirchnerista se coló en la Plaza

La interna partidaria jugó su papel ayer en las calles y tras bambalinas en el día en el que el kirchnerismo celebró los 11 años en el poder.

Sin el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, que se ausentó sorpresivamente de la fiesta oficialista en la Plaza de Mayo , tres de los precandidatos del oficialismo que competirán con él en las primarias del año próximo acapararon la atención para consolidarse en la previa del comienzo de la campaña proselitista de cara a 2015.

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, se destacó con una fuerte presencia mediática. Fue el único que tras el mensaje presidencial se acercó hasta la carpa para prensa montada sobre Hipólito Yrigoyen para hablar y quien se quedó haciendo selfies sin restricción con los militantes. Enfundado en un sobretodo tres cuartos, dijo que sería un "presidente ferroviario" mientras disfrutaba del clamor popular.

Otro fue el entrerriano Sergio Urribarri. Al mediodía acompañó a Cristina Kirchner al tedeum en la Catedral Metropolitana, donde sí estuvo Scioli, y en la Plaza de Mayo se destacó con banderas y carteles con su cara y la leyenda Urribarri 2015. También se paseó por el vallado para apuntalar su imagen y destacó con un globo aerostático en el centro de la plaza.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, también hizo lo que pudo para conquistar al electorado. Más rezagado que el resto, también pasó por la carpa de prensa y tomó mate con los militantes.

El resto de los funcionarios y gobernadores emprendieron junto a Cristina la retirada apenas comenzó el show, y sólo unos pocos, como Carlos Zannini, se animaron al escenario para seguir el festival.

La Plaza de Mayo fue ayer escenario de una fuerte movilización oficialista, encarnada en la agrupación Unidos y Organizados, pero con La Cámpora como la organización más convocante.

La Presidenta aprovechó para enviarles un mensaje desde el escenario: "La tragedia de La Plata [por las inundaciones] vio a esta juventud volcarse a la política solidaria y verlos enarbolando sus banderas cuando vienen a los actos o cuando los veo en los barrios con el Ejército, en las universidades, siento que se ha cumplido una parte importante de la tarea", les regaló la jefa del Estado a los militantes de la agrupación fundada por Máximo Kirchner, el hijo de la Presidenta.

Los intendentes del conurbano apostaron poco para rellenar la Plaza de Mayo, aunque fue notoria la columna del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. También dieron el presente el sindicalismo de UPCN, la UOM, los gremios de Construcción y Smata. El dato llamativo: la presencia de 200 militantes radicales que llevaron una bandera con la leyenda: "Generación del 83".

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon