Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La isla de Guam, un paraíso que pudo ser un infierno

logotipo de LA NACION LA NACION 17/08/2017

Viajé a Guam después de la amenaza de Corea del Norte de disparar cuatro misiles hacia el territorio de la isla de los EE.UU., que alberga una serie de bases estratégicas militares.

Nunca había estado en Guam. Un experto de Corea del Norte que vive en Seúl dijo una vez que cuanto más lejos de Pyongyang, más probable que haya una guerra.

Lo que quiso decir es que mientras el resto del mundo podría estar convencido de que la guerra termonuclear es inminente, la mayoría de los surcoreanos, por ejemplo, permanecen impasibles -el resultado de décadas de incumplidas promesas norcoreanas de convertir Seúl en un "mar de fuego" '.

Lo que encontré en Guam fue un sentido similar de pragmatismo, un lugar que se forjó contra la amenaza de los desastres naturales y la memoria persistente de las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial.

Y en cualquier caso, la amenaza norcoreana nunca iba a 'golpear' a Guam, sino a que los misiles aterrizarían en alta mar.

Inicialmente, me enfoqué en el turismo, una parte crucial de la economía que probablemente se vería afectada por los titulares mundiales, quizás resultando en los cambios de último minuto a los planes de vacaciones por los aspirantes a posibles visitantes.

Pero también hablé con muchos residentes locales y fue un placer encontrar que estaban increíblemente abiertos y contentos de hablar.

Realizamos incontables entrevistas; empresarios y trabajadores, cuyas preocupaciones eran a menudo menos sobre Corea del Norte y más sobre oportunidades de empleo y actitudes hacia la independencia.

Ya era obvio que no iban a disparar a una población en pánico, sino más bien el estilo de vida relajado de las personas que ya estaban preparados - para las tormentas y terremotos que han forjado la destrucción en el pasado.

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tranquilizaba al gobernador de Guam, Eddie Calvo, por teléfono, que la atención a Guam por la amenaza norcoreana, impulsaría el turismo "diez veces", el propietario de un bar llamado "Abandon Ship" me dijo que esperaba que la atención pondría un foco en la falta de opciones asequibles de salud que no disponen en Guam, y los derechos de voto en las elecciones de EE.UU.

Fotos y texto de Ed Jones

Edición fotográfica de Dante Cosenza

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon