Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La izquierda golpea a Macri y se diferencia del kirchnerismo

logotipo de LA NACION LA NACION 22/08/2017

Después de las PASO, sobrevino una semana de reuniones en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). "Estábamos para un poco más", fue el comentario compartido en la alianza. Confiados en que para octubre el FIT crecerá con los votos de expresiones que no sortearon el piso de 1,5%, el trotskismo saldrá a buscar a "quienes votaron a Cambiemos para castigar al kirchnerismo". Sin abandonar su esencia, también se sumarán a la protesta que encabeza hoy la CGT. Acompañarán a los despedidos de Pepsico.

En líneas generales, hubo conformidad con el resultado a nivel nacional: el FIT superó las PASO en 21 de los 22 distritos y ratificó que es la referencia dentro de las fuerzas de izquierda, que en su mayoría quedaron en el camino. La deuda quedó para los distritos más grandes -Buenos Aires, Capital Federal, Córdoba, Salta y Mendoza-, donde esperaban guarismos superiores.

"De conjunto, el balance es muy positivo. Crecimos alrededor de un 30% respecto de 2015 y llegamos casi a un millón de votos. En los distritos más importantes la elección fue buena, siempre se puede esperar más. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, en Buenos Aires hubo una polarización muy fuerte", dijo a LA NACION Nicolás del Caño, candidato a diputado nacional.

En Buenos Aires el FIT sumó un 3,62%, que dejó a Del Caño a las puertas de renovar la banca. El objetivo para las generales es poder pelear por un segundo escaño, que llevaría al Congreso a Romina del Plá, la docente que enfrentó a Roberto Baradel en el Suteba. Para eso, la izquierda debería crecer al menos dos puntos y medio.

"El Gobierno hizo una elección mejor de lo que se esperaba, pero hubo un voto que mayoritariamente no se inclinó por Mauricio Macri . El FIT va a insistir para colocar diputados que frenen el ajuste y puedan derrotarlo", expresó Del Caño.

En Capital Federal, otra de las principales apuestas para obtener por primera vez una banca nacional, la alianza trotskista alcanzó el 3,79% y quedó apenas una décima por encima del líder de Autodeterminación y Libertad, Luis Zamora. Con la banca de legisladores de Myriam Bregman prácticamente asegurada, la lista que encabeza Marcelo Ramal debería sumar dos puntos y medio más.

"El macrismo sometió al electorado a una suerte de extorsión. Agitó el fantasma de la vuelta al pasado, de la corrupción, y con eso desplazó el eje del ajuste y la situación social conflictiva, al menos para una parte de la población. Vamos a pelear para que ese electorado vote en función de sus intereses reales y pueda salir de esa trampa", evaluó Ramal.

De Cambiemos al trotskismo, la interpelación del FIT al electorado barrerá todo el espectro político. En la ciudad, la izquierda volverá a enfrentarse con el escollo de Zamora, quien con una campaña austera mantuvo su porcentaje de votantes duros. Los dirigentes del FIT intentarán mostrar a Zamora como parte de una "construcción personalista".

Ramal consideró que durante la campaña Cristina Kirchner buscó "virar hacia la izquierda con un discurso antiajuste" y eso "nos obliga a una campaña política de desenmascaramiento y delimitación más rigurosa del kirchnerismo".

"No dejaremos de explicar que el kirchnerismo no enfrenta el ajuste y que donde gobierna, como en Santa Cruz, lo aplica igual o peor que Macri. Pero vamos a redoblar el esfuerzo sobre los trabajadores que votan a Cambiemos sin apoyar el ajuste", resumió Juan Carlos Giordano, diputado nacional y tercero en la lista de candidatos en Buenos Aires.

Si se repitieran los resultados en octubre, la izquierda retendría sólo una de las tres bancas que renueva a fin de año. Conservaría la de Buenos Aires y perdería las de Salta y Mendoza.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon