Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Justicia otorgó la personería jurídico-política al partido nacionalista de Biondini

logotipo de Infobae Infobae 11/06/2014 Emmanuel Gentile
alejandro biondini partido Bandera nacional volanteada 1170.jpg © alejandro biondini partido Bandera nacional volanteada 1170.jpg alejandro biondini partido Bandera nacional volanteada 1170.jpg

¡Argentina despierta! Con ese slogan político y la propuesta de recuperar valores como "la familia" o "la patria", la agrupación nacionalista Bandera Vecinal espera cautivar a los electores para que acompañen a sus candidatos en las próximas contiendas legislativas. Aunque el horizonte, aseguran, está puesto en las presidenciales de 2015.

Ayer trascendió que la organización ha dado un paso más que importante en ese camino, nada menos que de la mano de Ariel Lijo, el juez federal que tiene contra las cuerdas al vicepresidente Amado Boudou, quien le otorgó la personería definitiva como partido político luego de superar los 4000 afiliados y llevar adelante las elecciones internas de autoridades.

El máximo líder del partido es nada menos que Alejandro Carlos Biondini, histórico referente del nacionalismo en la Argentina. De raíces peronistas, fue fundador del extinto Partido Nacionalista de los Trabajadores, luego Partido Nuevo Triunfo, que fuera proscrito definitivamente en 2009 por la Corte Suprema de Justicia por considerar tanto sus ideas como su simbología de carácter nazi antisemita.

Con la premisa de alejar esas acusaciones de esta nueva agrupación, Alejandro César Biondini, hijo del experimentado dirigente político, aclaró en diálogo con Infobae que Bandera Vecinal "tiene una vocación eminentemente democrática".

Abogado y apoderado del partido, Biondini (h) define su espacio como un partido nacionalista y socialista", pero evita la conjunción de ambos términos para no caer en una etiqueta que indefectiblemente lo colocaría en una posición incómoda, el nacionalsocialismo.

"Nacionalismo con pueblo y socialismo con patria", puntualiza Biondini. Y recalca: "No le tenemos miedo a la palabra socialismo entendida como algo sano, entendida como la defensa de los valores de nuestra comunidad".

"Nosotros somos nacionalistas -insiste- . Pero es clásico del sistema que te pongan una etiqueta. Le pasó a (Jean-Marie) Le Pen en Francia, se lo acusó de nazi, xenófobo, etcétera y el Frente Nacional venció en las elecciones. Cuando se plantean los valores de la familia, el nacionalismo, el tema migratorio, te acusan de ser facho, de ultraderecha. No nos identificamos con una política "nazi". Esto es Argentina y estamos orgullosos de nuestro pueblo".

Biondini no desconoce que a pesar de haber modificado la impronta que dejó entrever su papá en su militancia pasada, Bandera Vecinal deberá trabajar con ahínco para borrar algunas huellas oscuras. "Ayer veía que algunos medios publicaban fotos viejas, que tienen 20 años -dice Alejandro César-. Hoy por hoy eso no se relaciona con Bandera Vecinal. Nuestro único emblema es la bandera argentina. No tenemos nada de eso que nos dicen que tenemos. Mi padre tuvo el Partido Nuevo Triunfo, tuvo su historia, es público y notorio cómo ese partido se desplegó. Pero hoy por hoy BV no tiene relación ni jurídica ni de experiencia con lo que fue el PNT".

Entre las problemáticas que apunta corregir políticamente el partido, Biondini menciona la corrupción, la inseguridad, el narcotráfico y la aplicación de una justicia "garantista". Considera el caso Ciccone, en manos del juez que otorgó la personería a Bandera Vecinal, un escándalo que vincula directamente a la presidente Cristina Kirchner, aunque señala que Lijo está actuando "de manera correcta" hasta ahora.

En relación a la lucha contra las drogas, manifiesta la falta de una ley de derribo y un mayor control migratorio. "Si viene una persona de afuera que venga con un fin honesto, con un oficio o un fin útil a la sociedad", dice. Apoya la idea de un servicio militar obligatorio no solo como una herramienta para alejar a los jóvenes de la influencia de las drogas, sino también por la necesidad de reforzar la política de defensa del territorio y sus recursos naturales.

Con la firma de Ariel Lijo como subrogante de la jueza María Servini de Cubría, quien se encontraba fuera del país, Bandera Vecinal ya tiene número de lista, es el 327. Y aunque hoy su alcance es acotado en el interior del país, en provincias como Córdoba, Salta, Jujuy, Tierra del Fuego, Mendoza o San Luis están trabajando "con otras fuerzas aliadas". "La idea es poder avanzar en la construcción de un frente nacionalista a los efectos de poder presentar en 2015 una alternativa presidencial propia".

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon