Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La suerte del camarista quedó ahora en manos de un jurado

logotipo de LA NACION LA NACION 18/08/2017

La suerte del camarista Eduardo Freiler quedará en manos de siete integrantes del jurado de enjuiciamiento. Dos jueces federales, dos diputados, dos senadores y un representante de los abogados deberán decidir si el magistrado incurrió en mal desempeño por su fuerte enriquecimiento.

Aunque es considerado un órgano independiente, puertas adentro del Consejo de la Magistratura ya empezó el "poroteo" para contabilizar votos propios y ajenos. El oficialismo necesita cinco votos para destituir a Freiler; al kirchnerismo le alcanza con tres votos para salvarlo.

Aunque formalmente ya comenzó su actividad, el jurado se reunirá en dos semanas. Su composición será lo primero a definir. Los nombres propios ya están, pero podría haber modificaciones porque varios de los integrantes terminan sus mandatos a fin de año. Inés Cantisani y Jorge Ferro serán los representantes de los jueces; los senadores serán Silvia Giacoppo y Mario Pais; los diputados Hugo Marcucci y Diana Conti, y el abogado, Raúl Piaggio.

El mandato de la kirchnerista Conti, por ejemplo, termina en diciembre. El jury deberá tomar una decisión sobre su continuidad en el proceso, que podría culminar recién en 2018. Lo mismo ocurre con la senadora radical Giacoppo. Otro integrante que podría tener incompatibilidad es Pais, que ayer juró como integrante del Consejo de la Magistratura. Ese doble rol no le permitiría participar en el proceso, informaron fuentes judiciales.

El oficialismo cuenta como propios los dos votos del radicalismo, pero también confiesan que tienen buena sintonía con los dos jueces y el abogado que integran el jurado, confiaron fuentes oficiales. El juez Ferro tiene la situación más complicada, ya que enfrenta una avanzada acusación por mal desempeño en el Consejo.

La tarea más difícil para el oficialismo será intentar convencer al senador Walter Barrionuevo (el suplente de Pais).

El jurado sesionará físicamente en el mismo edificio que el Consejo, frente al Teatro Colón. Después de definir su integración, el tribunal definirá sus autoridades, cuyo presidente suele ser uno de los jueces. Una vez resueltos todos los pasos administrativos, el jury podría comenzar a recibir la prueba contra Freiler dentro de unos 30 días, confiaron fuentes judiciales.

Después de evaluar la prueba propuesta tanto por los acusadores (los consejeros Pablo Tonelli y Miguel Piedecasas), el jurado puede empezar a tomar las declaraciones testimoniales que correspondan antes de tomar la decisión final.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon