Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Superliga Argentina, un trampolín para que los jugadores locales atrapen la atención de Jorge Sampaoli

logotipo de LA NACION LA NACION 24/08/2017

La discusión entre los jugadores de acá y los de allá huele a rancio. Jorge Sampaoli no se engaña. La diferente competitividad de las ligas impide una comparación lógica entre Europa y la Argentina. No hay equivalencias y los extranjeros corren con ventaja. Pero eso no significa que el entrenador de la selección relegue a los locales. Del centenar de futbolistas que sigue el radar de Sampaoli, alrededor de 20 jugadores serán protagonistas desde mañana del torneo local. Por muchas razones no se tratará de un campeonato más. Entre ellas, la Superliga tomará una dimensión especial porque desfilará hacia la Copa del Mundo de Rusia. Múltiples esperanzas. Con ventaja podrían partir Enzo Pérez, Javier Pinola o Lautaro Martínez; a lo mejor Jonatan Maidana y Lautaro Acosta; quizás, José Luis Gómez o Darío Benedetto. Sampaoli confía en que el certamen le ofrezca un abanico de variantes y no un perturbador manoseo de nombres. Claro que nadie tiene un lugar asegurado, como sí Alejandro Sabella les reservó a Fernando Gago y Agustín Orion -Boca- y a Maximiliano Rodríguez -Newell's- en su lista para Brasil 2014.

El cuerpo técnico ya demostró su auténtico interés cuando llevó a Maidana, José Luis Gómez, Nicolás Tagliafico, Marcos Acuña, Lucas Alario y Nacho Fernández a la gira por Australia y Singapur. Todos sumaron minutos. Y reforzó su valoración al compartir charlas y videos en el predio de Ezeiza con Lautaro Acosta, Enzo Pérez, Lautaro Martínez, Rigoni, Juan Foyth, Pinola, Gino Peruzzi. Fernando Belluschi y, recientemente, con Benedetto y Pablo Pérez. Claro que el musculoso mercado europeo no lo ayuda. En estas semanas se marcharon Rigoni (Zenit), Acuña (Sporting de Lisboa) y Foyth (Tottenham), que ya son 'de allá'. Y Ricardo Centurión, una debilidad del DT, cerró su culebrón incorporándose a Genoa. ¿Y Alario? ¿Seguirá mucho tiempo más en el país cuando lo tienta Bayer Leverkusen desde la Bundesliga? En mayo de 2018, al final de la Superliga, ¿Benedetto todavía estará en la Argentina?

Sampaoli se mantendrá al margen de la danza de los pases, en definitiva, ingobernable para él. Entonces, su lupa seguirá explorando entre una veintena de apellidos. Fuentes cercanas al técnico le confiaron a LA NACION que subrayados en sus apuntes aparecen Pity Martínez y Alexander Barboza, de River; Alan Franco y Fabricio Bustos, de Independiente; Juan Fernando Garro, de Godoy Cruz; el pibe Juan Bautista Cascini, de Estudiantes, y a los arqueros Esteban Andrada (Lanús), Guido Herrera (Talleres) y Alexis Martín Arias (Gimnasia). ¿Posibilidades concretas? Naturalmente, pocas.

Desde 1930 hasta 2014, en los 16 mundiales en los que participó, la Argentina tuvo 352 convocados: 213 provinieron del fútbol doméstico y 138 del exterior. El restante, el Conejo Tarantini, jugó en condición de libre. La historia arroja entonces que la selección se nutrió más en casa que lo que miró hacia afuera, pero es que la metamorfosis tardó en producirse. Apenas en 1974, para la Copa de Alemania, aparecieron los primeros extranjeros: Rubén Ayala y Ramón Heredia (Atlético de Madrid), Ángel Bargas (Nantes), Roberto Perfumo (Cruzeiro), Héctor Yazalde (Sporting de Lisboa) y Daniel Carnevali (Las Palmas). En 1978 sólo Mario Kempes (Valencia) llegaría desde el exterior, mientras que para España 82 y México 86 comenzaron a crecer las importaciones, pero todavía subordinadas a la producción nacional.

Hasta que a partir de Italia 90 explotó la demanda de los mercados europeos y se revirtió la línea tradicional. Por ejemplo, para recordar los mundiales más cercanos, en 1998, Passarella incluyó en el plantel que viajó a Francia a seis futbolistas de acá: Burgos, Astrada, Berti y Gallardo, de River; Cavallero, de Vélez, y Marcelo Delgado, de Racing. En 2002, Bielsa eligió sólo a dos, Ortega y Husain, de River para ir a Japón. Rumbo a Alemania 2006, Pekerman se detuvo en tres apellidos: Abbondanzieri y Palacio, de Boca, y Ustari, de Independiente. Desoyendo la tendencia de los últimos años, Maradona reservó en la lista para Sudáfrica 2010 varios casilleros con jugadores del medio local. Más de los aconsejables, seis: Palermo (Boca), Pozo y Ariel Garcé (Colón), Otamendi (Vélez), Clemente Rodríguez y Sebastián Verón (Estudiantes). Y para Brasil 2014, los tres ya mencionados: Gago, Orion y Maxi Rodríguez.

Generalmente, los elegidos de casa ocuparon un lugar casi decorativo, salvo Ortega (2002) y Abbondanzieri (2006). Por ejemplo, Verón rápidamente perdió la titularidad y Otamendi la encontró en el último partido de 2010; Maxi Rodríguez, después del debut, no volvió a jugar con Sabella y Gago se fue desvaneciendo en la etapa brasileña de eliminación directa.

La selección de Sampaoli no será un casting donde cualquier jugador con un puñado de buenos partidos podrá ser citado. Los mejores son los que se codean con la elite y Sampaoli no va a desobedecer esta corriente de pensamiento. Pero en su arquitectura de nombres y posiciones seguramente quedará un puñado de casilleros locales. Y la Superliga será la plataforma de lanzamiento hacia Rusia.

Un viaje en el tiempo

Menotti 1 vs. Bilardo 7, la tendencia empezaba a rotar

Si en el plantel que César Luis Menotti eligió para Argentina 78 sólo estaba el extranjero Mario Kempes (Valencia), Carlos Bilardo llevó a México 86 a siete legionarios: Maradona (Napoli), Valdano (Real Madrid), Brown (Atl. Nacional de Medellín), Passarella (Inter), Pasculli (Lecce), Trobbiani (Elche) y Zelada (América, de México).

Los locales José Luis Gómez y Maidana de frente, con Higuaín como testigo de las indicaciones de Beccacece y Sampaoli © Rodrigo NéspoloRodrigo Néspolo Los locales José Luis Gómez y Maidana de frente, con Higuaín como testigo de las indicaciones de Beccacece y Sampaoli

Italia 90, el quiebre que ya no tendría retorno

Sólo para la Copa del Mundo de Italia 90 cambió definitivamente la proporción. En ese Mundial, por primera vez los de allá fueron mayoría: 14 sobre 22. Pumpido (Betis), Balbo (Udinese), José Basualdo (Stuttgart), Bauza (Veracruz), Calderón (PSG), Burruchaga (Nantes), Dezotti (Cremonese), Maradona (Napoli), Caniggia (Atalanta), Goycochea (Millonarios, de Colombia), Lorenzo (Bari), Sensini (Udinese), Ruggeri (Real Madrid) y Troglio (Lazio).

Cinco mundiales, 106 jugadores y todos de casa

En los seis primeros mundiales que participó la Argentina, Uruguay 30, Italia 34, Suecia 58, Chile 62 e Inglaterra 66, fueron elegidos 106 futbolistas. Todos de la liga argentina.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon