Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Superliga y la Copa Argentina, símbolos de los contrastes del fútbol argentino

logotipo de LA NACION LA NACION 18/08/2017

Bienvenidos al fútbol de los contrastes. Por un lado, el presidente de la AFA , los dueños de los derechos de TV del fútbol argentino, los responsables de organismos de seguridad y la Superliga , presentan, por primera vez, un fixture detallado de las 12 primeras fechas de la temporada de Primera. Días y horarios que, a partir de ahora, serán inamovibles. Algo inédito para un fútbol acostumbrado a cambiar hasta tres veces la fecha de un mismo partido.

El presidente de la AFA, Tapia, y el CEO de la Superliga, Elizondo, exhiben el detallado fixture © LA NACION El presidente de la AFA, Tapia, y el CEO de la Superliga, Elizondo, exhiben el detallado fixture

En simultáneo, dos partidos de la Copa Argentina , River-Instituto y Boca-Guillermo Brown, de Puerto Madryn, penden de un hilo (al final, River y el equipo cordobés jugarán el domingo en Mar del Plata). Desde hace unos meses, los Cinco Grandes parecen encaprichados en jugar dónde y cuándo quieren. Lo hizo San Lorenzo, que pidió que no lo programaran si Boca y River no jugaban hasta agosto. Lo hizo Racing, que postergó hasta hoy su partido ante Mitre, de Santiago del Estero (se disputará en la cancha de Banfield, pese al intento del intendente de Lomas de Zamora de cambiar la sede). Lo hizo Independiente, que debió jugar ayer con Atlético Tucumán: el partido se pospuso, sin fecha.

"La Copa Argentina es compleja. La tenemos que ordenar", mencionó un integrante de la comisión de torneos de la AFA. Desde las oficinas de la calle Viamonte ya le pidieron una reunión urgente a la empresa Torneos, encargada de la logística del campeonato más federal del país. Mitre, de Santiago del Estero, se quejó porque le cambiaron la sede del partido con Racing hasta tres veces. Los santiagueños perdieron $30 mil, porque postergaron el inicio de su pretemporada para viajar a Buenos Aires y jugar con la Academia. Recién ayer estuvieron registrados en la AFA los contratos de sus nuevos futbolistas. Llegarán con apenas una semana de entrenamiento.

La Superliga, en cambio, pretende ser el oasis de la previsibilidad. "Como habíamos dicho, presentamos este fixture y mostramos que trabajamos de manera previsible y ordenada", dijo Mariano Elizondo, CEO de la Superliga, durante la presentación de todas las jornadas y horarios de los primeros 12 capítulos del torneo. Cada equipo ya sabe cuándo y contra quién jugará hasta el receso del 10 de diciembre. "Hacemos esto para poder trabajar y planificar de una manera diferente a como lo hacíamos hasta ahora", abundó Elizondo. Habló al lado de Claudio Tapia, el presidente de la AFA, que no recogió el guante: "Tenemos la posibilidad de un antes y un después. Era imposible tener un fixture ordenado. Este es uno de los aportes que nos comprometimos a hacer cuando asumimos la gestión: armar un fixture que nos diera previsibilidad. Este cronograma es importantísimo: la seguridad ha dado su compromiso", aportó Tapia. Las empresas de TV y los responsables de los organismos de seguridad, asintieron. "La previsibilidad sólo es posible con el trabajo de todos. Esto forma parte de la normalización del fútbol argentino, algo que todos celebramos y apoyamos", dijo Guillermo Madero, director de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos.

Los clubes de primera se dieron cuenta ayer de que no podían obviar las circunstancias que rodean a los equipos del Ascenso. La primera B Nacional terminó su campeonato hace tres semanas. Los planteles están en proceso de reconstrucción, casi todos de pretemporada; ninguno está completo. Más que jugar un partido con profesionales, apenas pueden salir a la cancha. Por eso, Boca dijo en la reunión del comité ejecutivo de la AFA que se ponía "a disposición de Guillermo Brown (Puerto Madryn)" para jugar cuando ellos quisieran. El partido se postergó para el 13 de septiembre. La moción de Daniel Angelici, presidente del equipo xeneize, fue acompañada por el resto de los dirigentes de primera en el comité ejecutivo, que no integra River. Al final, es una apuesta: si el calendario de la Superliga se mantiene y no sufre modificaciones, la Copa Argentina quedará "encajada" y no habrá manera de cambiar los partidos. Ni de modificar las sedes. La buena salud del cronograma de primera tendrá un efecto derrame positivo sobre el resto de las categorías.

La AFA trabaja para que a partir de la próxima temporada postergar o suspender un partido no sea tan fácil. Habrá un protocolo a seguir y deberán imperar motivos de real "fuerza mayor", como un viaje al extranjero entre semana para jugar una competencia internacional o dificultades para coordinar el operativo de seguridad. Las condiciones estarán perfectamente delimitadas para evitar el festival de postergaciones y asteriscos en el que se convirtió el fútbol argentino en los últimos años. Habrá que ver si los clubes lo cumplen.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon