Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La UIA prevé crecimiento, pero con un fuerte déficit con Brasil

logotipo de LA NACION LA NACION 23/08/2017

El último día del mes, el Indec dará a conocer los datos de julio sobre la industria. Ayer, como anticipo, el coordinador del centro de estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA), Pablo Dragún, presentó a la plana mayor de la entidad algunos números que reflejan la actualidad del sector manufacturero, el más golpeado en producción y empleo tras el ajuste del primer semestre del año pasado. La conclusión es clara: con una base de comparación baja, el sector seguirá mostrando resultados positivos, pese a que ya preocupa el déficit comercial con Brasil, el principal socio comercial de la Argentina.

"Los primeros datos de producción industrial en julio continúan siendo positivos, previendo un escenario de crecimiento de la actividad en los próximos meses", indicó el estudio que muestra una variación acumulada para los insumos para la construcción (+8,2%), cemento (+10,2%) y el acero crudo (+4,5%), sectores vinculados a los motores de la economía, el agro y la obra pública. El sector automotor acumula en el año una caída de 1,6%, pero va a mostrar una variación interanual de +1,2%.

Pese a que el último indicador del Indec sobre la industria (el EMI de junio pasado) mostró un alza interanual de 6,6% y una mayor difusión de la expansión (crecieron once de los doce sectores relevados), el empleo es todavía una materia pendiente en la industria manufacturera. "En mayo, el empleo total privado creció 0,5% interanual. En tanto, la industria continúa siendo el sector con mayor pérdida de empleo, con una caída de 2,8% en doce meses", indicó el estudio. "Si bien en la actividad general ya se observa un crecimiento intermensual, en el empleo industrial aún se observa una baja, aunque muy moderada", agregó.

Las manufacturas de origen industrial, en tanto, mejoraron 10,8% entre enero y junio impulsadas, sobre todo, por las mayores ventas a Brasil. Pero esta situación no frena la llegada de importaciones del país vecino, que produce mucho más de lo que puede vender internamente. En los primeros siete meses del año, el déficit con Brasil acumula niveles similares al de 2011 y 2016 con un alza de 25% de las importaciones.

Francisco Jueguen

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon