Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las imágenes más reveladoras del inigualable paseo por Flushing Meadows

logotipo de LA NACION LA NACION 29/08/2017

El Abierto de los Estados Unidos es un torneo singular. Su atracción va mucho más allá de su condición de último Grand Slam del año y de los límites del complejo Billie Jean King y del estadio Arthur Ashe, el más grande del mundo en cuanto a tenis se refiere. Son diversas las actividades en simultáneo con el torneo que convierten -especialmente por estos días- en un imán al lugar, donde se almuerza y/o cena, se hacen compras y se puede pasear mientras los tenistas incluso realizan sus practicas antes de jugar. Ubicado en la intersección de la Long Island Expressway y la Grand Central Parkway, entre el barrio de Flushing y el barrio de Corona, el Flushing Meadows-Corona Park es el segundo parque público más grande de Nueva York, luego del Central Park, en Manhattan.

Para los amantes del deporte de la raqueta, encontrar cupo en alguna de las visitas guiadas provoca el mismo sentimiento que los chicos tienen cuando desafían el mágico mundo de Disney. En esta época, con el certamen en disputa, resulta tan imponente la escultura metal del globo terráqueo (el Unisphere, que representa al planeta Tierra) como el colorido que gana desde la primavera, en contraste con la imagen fría y de abandono que puede ofrecer al caer las tardes invernales.

Las flores y fuentes que se multiplican a la vista entre dos enormes lagos naturales conviven con los puestos de productos a la venta, un mini mercado, tiendas de deportes, museos y hasta la mayor maqueta de la ciudad que muchos hayan visto. Una lata de cerveza cuesta alrededor de 10 dólares; el precio de una hamburguesa oscila entre los 11 y 13 dólares, y un pancho, unos 4 dólares, por ejemplo.

El estadio de los Mets tiene presente deportivo y un pasado histórico. El Shea Stadium original fue demolido en 2009 y reemplazado por el Citi Field, el cual fue construido en el estacionamiento que se encuentra detrás del jardín izquierdo del Shea, el lugar del primer show al aire libre de Los Beatles en América, en 1965. Lejos del ruido y de las más populares atracciones turísticas de Nueva York, en Queens hay un gran paseo por Flushing Meadows para disfrutar, incluso desde las fotos más reveladoras.

Fue el escenario base de la película Men in Black, con Will Smith y Tommy Lee Jones.

El Unisphere, destruído, en la ficción

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon