Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las venezolanas embarazadas que cruzan a Colombia en busca de atención médica

logotipo de LA NACION LA NACION 10/08/2017

Cada vez mas mujeres venezolanas embarazadas deciden cruzar la frontera para recibir atención médica debido a la crisis económica de su país, donde la mortalidad infantil y materna están en aumento, datos que reconoce el Ministerio de Salud de Venezuela

El vientre de Dayana Zambrano es notablemente pequeño para una mujer con casi nueve meses de embarazo.

La desnutrición sufrida por la crisis económica venezolana la obligó a trasladarse a Colombia para recibir atención médica, para que pudiera dar a luz sin que se convirtiera en una cuestión de vida o muerte.

Viajó más de 1200 kilómetros en autobús desde Ciudad Bolívar, en el oriente venezolano, para llegar a Cúcuta, Colombia. "Gracias a Dios mi peso aumentó y el doctor me dijo que el bebe está bien", dijo la mujer de 21 años.

"Sólo necesitaba crecer un poco los pulmones, porque eran pequeños", añadió.

La decisión de Zambrano de huir de su país refleja la situación cada vez más grave en Venezuela.

En medio de la turbulenta crisis política y económica del país bolivariano, la mortalidad infantil aumentó el 30.12% en 2016, con casi 11.500 muertes de niños entre cero y un año de edad.

La tasa de mortalidad materna se ha disparado hasta el 65%, según el Ministerio de Salud de Venezuela.

Joselys Canas, de 19 años, se siente aliviada porque su hijo nació en Cúcuta, donde se instaló con su madre hace poco más de un año, después de dejar Maracaibo, un estado venezolano que limita con Colombia.

Ella dijo que era "muy afortunada, especialmente porque no hay medicinas allí - no hay nada".

El número de pacientes venezolanos en el hospital "ha aumentado exponencialmente", dijo su director, Juan Agustín Ramírez.

Entre septiembre y diciembre de 2015, 655 venezolanos fueron tratados allí, frente a 2300 en 2016 y 1400 en este año.

Escasez crónica

Las mujeres embarazadas llegan sin haber recibido controles prenatales, dijo, lo que significa que son automáticamente clasificadas como pacientes de riesgo.

"Si terminamos con una tragedia de grandes proporciones -un desplazamiento de venezolanos- tendremos que pedir ayuda internacional", dijo Ramírez, para establecer hospitales de campo para refugiados.

Si Marbella Nino, de 22 años, hubiera entregado a Joshier en Venezuela, habría tenido que comprar todo el equipo quirúrgico para su cesárea. No pudo encontrar los suministros, dijo. Pero incluso si lo hubiera hecho, la joven madre dijo: "Verdaderamente, no tengo el dinero para comprarlo".

El hospital colombiano incluso le dio pañales para su bebé, un hallazgo raro en el otro lado de la frontera. "Preferí dar a luz aquí, donde podría ser vacunado y mejor monitoreado", dijo.

Nino se prepara para regresar a Venezuela en tres semanas, y ahora se preocupa de la escasez crónica de alimentos y medicinas de su país.

Fotos de Luis Acosta

Texto de AFP

Edición fotográfica de Dante Cosenza

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon