Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los cinco problemas que tendrá River con la salida de Lucas Alario

logotipo de LA NACION LA NACION 29/08/2017

La salida de Lucas Alario al fútbol alemán todavía no se oficializó, pero ya se transformó en un dolor de cabeza para River . Sus 41 goles en 82 partidos, los cuatro títulos que obtuvo y su condición de figura indiscutida son justificaciones suficientes para que el club se haya mantenido en vilo por su continuidad desde hace diez días. Ayer todo tomó un color gris: al mediodía, el Nº 9 se realizó la revisión médica con dos doctores alemanes que llegaron junto con la comitiva de Bayer Leverkusen , que también integraron el manager deportivo Jonas Boldt, un abogado y un traductor, con la intención de concretar la operación cuanto antes, ya que pasado mañana cierra el libro de pases en Europa.

La decisión está tomada: desembolsarían los 24 millones de euros de la cláusula de rescisión y se llevarían al delantero. Pero no todo se realizó en buenos términos: River -dueño del 60% del pase- no autorizó la revisión, envió un escribano para constatar lo que ocurría y los dirigentes no descartan demandar a Pedro Aldave, representante del jugador, y al Leverkusen. Además, la dirigencia está que trina con los manejos de Aldave y la posibilidad del acuerdo entre los alemanes y Colón -posee el 40% de la ficha- para abonar menos (ver aparte).

Así, mientras se aguarda por la confirmación del delantero, quien ya había manifestado que la propuesta le interesaba y ayer terminó de evidenciar su deseo de emigrar, en Núñez ya se analiza lo que se pierde. Aquí, cinco problemas que le dejará al club la partida del 9.

Lucas Alario se hizo la revisión médica por la mañana con los enviados de Bayer Leverkusen y por la tarde se entrenó con River en el predio de Ezeiza; el delantero está decidido a irse © Mauro AlfieriMauro Alfieri Lucas Alario se hizo la revisión médica por la mañana con los enviados de Bayer Leverkusen y por la tarde se entrenó con River en el predio de Ezeiza; el delantero está decidido a irse

1) Debería afrontar un semestre exigente sin la estrella y sin poder incorporar. No es el mejor contexto para perder a un hombre esencial. A días de jugar los cuartos de final de la Copa Libertadores -el jueves 14 de septiembre será la ida ante Jorge Wilstermann, de Bolivia, en Cochabamba- y tras el inicio de la Superliga y la Copa Argentina, la salida de Alario dejaría un hueco que Gallardo no podrá suplir con una incorporación. Debido a que River decidió no anotar a nadie en el cierre del libro de pases del viernes pasado, el club deberá esperar hasta diciembre para sumar un delantero. De acceder a las semifinales de la Libertadores podrá realizar tres cambios en la lista, pero con los jugadores que ya ha fichado.2) El dilema económico. Ingresará dinero, pero le dice adiós a la posibilidad de incorporar el 100 % del pase. Desde un comienzo, la dirigencia millonaria dejó en claro que Alario era intransferible y que la única opción viable era la ejecución de la cláusula. Hoy, el club de Núñez tiene el 60% del pase, por el cual desembolsó 2,5 millones de dólares en dos pagos a Colón. En caso de que Bayer Leverkusen ponga los 24 millones de euros, a River le quedarían 10,8 millones limpios pero perdería la posibilidad de adquirir el 40% restante. Como no puede incorporar ahora, en el próximo mercado debería ir por un delantero -de jerarquía o una apuesta- con parte de lo que recibe ahora. Eso sí: con Alario tenía garantizado que se ponía la camiseta, rendía desde la estructura colectiva y hacía goles.3) Gallardo pasaría a tener sólo cuatro delanteros. La llegada de Ignacio Scocco en julio trajo tranquilidad: marcó en su debut ante Guaraní, en Paraguay, en los octavos de final de la Libertadores y gritó ante Temperley. Así, se consolida como una fuerte carta de ataque, pero, sin Alario, pasaría a ser la gran referencia de área. Así, su acompañante natural sería el colombiano Rafael Santos Borré, quien ya anotó en el 4-1 ante Instituto por la Copa Argentina. Pero en el banco aguardarían únicamente Carlos Auzqui y el lesionado Marcelo Larrondo. También está en recuperación Rodrigo Mora, operado de la cadera. A priori, parece poco para afrontar la triple competencia.4) En dos meses perdió 46 goles. Durante la última temporada, Driussi y Alario conformaron una de las mejores delanteras de Sudamérica. El primero marcó 23 goles en 44 partidos y a fines de junio emigró a Zenit de Rusia, dejándole al club un total de 15 millones de euros limpios -el valor de la cláusula de rescisión-. A su vez, en el último año, Alario también marcó 23 tantos en 42 juegos. Sin dudas, cifras que brillarán por su ausencia.5) El golpe en el plantel, cuerpo técnico y la dirigencia. "River exige mucho y tenés que estar bien. Cuando el foco de atención externo hace que se genere cierta inestabilidad, algunas cosas se sienten. Tratamos de estar al margen, pero a veces es difícil. Esperemos que pase pronto. Se habló muchísimo, se generó un clima medio difícil para trabajar y enfocarnos", disparó Gallardo tras el triunfo ante Temperley, dejando en claro que la situación de Alario incomoda a todo el equipo.

Aunque el próximo fin de semana no habrá partido oficial debido a la fecha FIFA, el sábado afrontará un amistoso ante Boca. Más allá de eso, la partida de Alario generaría un golpe que el grupo deberá asimilar rápidamente. A su vez, en la dirigencia están molestos con las formas que eligió el representante Pedro Aldave para manejarse y hasta el presidente Rodolfo D'Onofrio tildó de "ridículo" el trato entre Bayer Leverkusen y Colón.

Como se ve, Alario todavía no se fue pero ya le generó más de un malestar a un River que, a esta altura, pensaba que sólo iba a estar preocupado por jugar.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon