Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los desafíos de Barros Schelotto y Boca en el semestre: ganar la Copa Argentina y romper un maleficio de 10 años

logotipo de LA NACION LA NACION 13/08/2017

En Boca no hay tiempo para el relax. Las obligaciones no dan tregua. Ser el club argentino con más vueltas olímpicas conlleva una presión que no es para cualquiera.

Los Mellizos Barros Schelotto son conscientes de que no están exentos a este escenario. Saben que el domingo 25 de junio a la noche, cuando se apagó el último foco de la Bombonera y la fiesta del campeón quedó atrás, los objetivos se renovaron automáticamente. Todo volvió a fojas cero. Y aunque la estrella número 66 aparezca reluciente en el escudo, la realidad es que ya forma parte del pasado.

Esta noche, en Formosa, Boca tendrá su estreno oficial en el segundo semestre. Desde las 21.10 lo espera Gimnasia y Tiro , de Salta, por los 32vos de la Copa Argentina . Alzar por cuarta vez en su historia ese trofeo será el principal objetivo. El otro, cerrar 2017 en los primeros puestos de la novedosa Superliga.

En la última década, ningún DT campeón con Boca logró permanecer en el cargo más de seis meses después de la vuelta olímpica. Le pasó a Russo, a Ischia, a Falcioni y a Arruabarrena.

El gran desafío que tiene el cuerpo técnico que lideran los mellizos Guillermo y Gustavo es contra la historia reciente. Un breve repaso de lo que sucedió en Boca en los últimos 10 años arroja un dato que sorprende: ningún técnico que se consagró campeón con el equipo de la Ribera logró permanecer en el cargo más de seis meses después de la vuelta olímpica. Le ocurrió a Miguel Angel Russo (alzó la Copa Libertadores el 20 de junio de 2007 e hizo las valijas el 20 de diciembre de ese año), a Carlos Ischia (campeón del Apertura el 22 de diciembre de 2008 y despedido el 15 de junio de 2009), a Julio Falcioni (ganador de la Copa Argentina el 8 de agosto de 2012 y fuera del club cuatro meses después) y a Rodolfo Arruabarrena (condujo al equipo a levantar la Copa Argentina 2015 el 4 de noviembre, Angelici le renovó el contrato a comienzos de enero y lo despidió a fines de febrero de 2016).

Los motivos son diversos, claro. Y tampoco importan demasiado los kilates de cada título, que fueron en el ámbito internacional y fronteras adentro. Aún cuando acaban de renovar su vínculo con la institución, los Barros Schelotto deberán lidiar hasta, al menos enero, con esa estadística.

A la vez, los Mellizos tendrán este semestre para seguir moldeando al equipo, corregir las falencias que quedaron al desnudo sobre el final del campeonato pasado, y aceitar aún más el engranaje y el funcionamiento, con el foco puesto en el máximo objetivo: la Copa Libertadores 2018.

La lucha por el arco será semana a semana, aunque Agustín Rossi comenzará la temporada como titular. La llegada de Paolo Goltz fue una de las prioridades del cuerpo técnico en este mercado de pases. Ex ex hombre de Lanús intentará aportarle su experiencia y jerarquía a una defensa que no hizo pie en las últimas fechas del campeonato anterior. Goltz compartirá zaga con Lisandro Magallán, que supo esperar su oportunidad y terminó ganándose un lugar entre los 11. Leonardo Jara y Frank Fabra serán los laterales.

El arribo de Edwin Cardona generó entusiasmo. Aun algo lejos de su mejor estado físico, el volante colombiano mostró en los amistosos destellos de su clase, su pegada y su personalidad. Con la Nº 10 en su espalda, será el responsable de marcar el ritmo del equipo junto a Fernando Gago , y de nutrir de pelotas a los delanteros. Pablo Pérez y Wilmar Barrios le darán equilibrio al mediocampo.

Por último, la dupla Pavón - Benedetto continuará demostrando por qué es inamovible, gracias a los desbordes y los bombazos de uno y los goles y el pivoteo del otro.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon